printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
Entrevista de Eric Toussaint por Veronique Kiesel
El Banco del Sur en la línea de largada / Encuentro con Eric Toussaint
por Véronique Kiesel (quotidien Le Soir)
16 de mayo de 2007

Un proyecto revolucionario fue lanzado en América del Sur: un Banco del Sur especie de anti-Banco Mundial

Entrevista publicada en el diario belga Le Soir el 12 y el 13 de mayo de 2007.

El 3 de mayo en Quito, los ministros de economía de seis países sudamericanos -Argentina, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Brasil- acordaron la creación de un Banco del Sur. Eric Toussaint, Presidente del CADTM Bélgica (Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo), es uno de los consejeros de Ecuador en el proyecto.

Un Banco del Sur, ¿por qué?

El presidente Chávez lanzó este proyecto a comienzos de 2006. Quería crear instituciones financieras alternativas al Banco Mundial (BM) y al Fondo Monetario Internacional (FMI) para todos los países del sur, y también había hablado del tema con los jefes de Estado africanos y el de la India. Finalmente el proyecto se centró en América del Sur, con la posibilidad de extenderse en el futuro. Brasil se ha adherido más recientemente, y es importante que este peso pesado económico lo haya hecho.
Estos seis países desean independizarse del FMI y del BM, pero también del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que es también dominado por los países del Norte. Venezuela es el primer país de la región que ha cortado los puentes, el 30 de abril último, con el FMI y el BM. Argentina y Brasil, que han pagado todas sus deudas con esas instituciones han tomado también distancia. Ecuador acaba de despedir al representante del BM en Ecuador, Bolivia y Nicaragua indicaron que dejan de reconocer la autoridad del CIADI, el Centro Internacional para el arreglo de diferendos relativos a las inversiones, que depende del BM. Además, existe una voluntad de integración regional a través de un nuevo proyecto, con tendencias de izquierda.

¿Qué va a acontecer?

Una reunión ministerial tendrá lugar en Río de Janeiro el 22 de mayo, antes de la Cumbre de Presidentes del 22 o el 26 de junio, durante la cual se anunciará oficialmente la fundación del Banco del Sur. En cuanto a los estatutos definitivos, estarán listos antes de la finalización del 2007. Uruguay aún no forma parte debido al conflicto con Argentina por la construcción de una planta de pasta de papel en Fray Bentos en la ribera del río Uruguay, frente a la ciudad argentina de Gualeguaychú. Pero Argentina tiene la voluntad de resolver el problema, a fin de que Uruguay pueda participar. Chile podría asociarse al proyecto, lo mismo que Perú.
Existe además la voluntad de crear un fondo monetario de estabilización. Ya existe un Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR), que podría ser adaptado. Si no fuese posible, se creará un nuevo fondo, su objetivo es de poder hacer frente a los ataques especulativos, a los choques externos.
Se trata también de poder prescindir del FMI, pero con una ambición suplementaria: poner en funcionamiento una unidad de cuenta que podrá algún día transformarse en una moneda común. En pocas palabras, crear un equivalente a lo que fue el escudo europeo antes de la creación del euro.
Actualmente, los intercambios comerciales entre países de América del Sur se pagan en dólares. Ahora bien, Argentina y Brasil acaban de decidir que sus intercambios mutuos, con un valor de 15 mil millones de dólares, serán pagados de ahora en adelante en pesos argentinos y en reales.

¿Cuáles serán las grandes diferencias con el BM y el FMI ?

El Banco del Sur será un instrumento especialmente encargado de poner en marcha los tratados internacionales relativos a los derechos humanos, sociales y culturales, mientras que el Banco Mundial expresa que no está relacionado con esos tratados. Además el Banco del Sur debería, si los jefes de estado se ponen de acuerdo, basarse en el principio “un país un voto”. Actualmente, en el FMI y en otros, el derecho de voto de cada país depende de su aporte inicial, lo que no es democrático. Además, los dirigentes y empleados del Banco del Sur serán responsables frente a la justicia, contrariamente a los del BM, protegidos por una inmunidad total que puede levantarse solo por indicación del Banco. También pagarán impuestos, que no es el caso de los empleados del BM. Y los archivos de las nuevas instituciones serán de dominio público, mientras que todo lo contrario es lo que está en vigor en el FMI y el BM.
Finalmente, el nuevo banco no contraerá deudas con el mercado de capitales. Su capital será proporcionado por los países miembros que colocarán en el Banco parte de sus reservas internacionales, pero además las tasas (impuestos) estilo la tasa Tobin.

Existen, sin embargo, grandes diferencias económicas entre, por ejemplo, Brasil y Bolivia...

Cuando Grecia, España y Portugal se hicieron miembros de la Unión Europea, los fondos de integración han sido liberados para poner a esos países a la altura del resto. Será necesario ayudar a Bolivia, hasta ahora considerada como un país proveedor a bajo precio de materias primas, para dotarse de un aparato industrial diversificado, a imagen de Venezuela o Brasil. El objetivo es nivelar hacia arriba la economía de los países miembros. Y, a diferencia con el proyecto europeo, la integración latinoamericana deberá desde el comienzo colocar en primer lugar la justicia social.


Traducción : Guillermo Parodi

Véronique Kiesel (quotidien Le Soir)