printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
Guerra contra Ucrania: un desastre también para África
por Paul Martial
4 de abril de 2022

La invasión de Ucrania por el ejército de Putin tendrá consecuencias para África. El riesgo más evidente es el de una crisis económica y alimentaria que amenaza con asestar un duro golpe al continente africano. Esta invasión también arroja luz sobre las rupturas políticas, especialmente en el patio trasero africano de Francia, que ilustran su debilitamiento en África.

Como destaca la edición digital del diario Madagascar Tribune, en el palacio presidencial de Anosy se produjo un desfile incesante de diplomáticos rusos y occidentales. ¿Con qué finalidad? Tratar de influir en Madagascar de cara a la votación de la Asamblea General de Naciones Unidas del 2 de marzo sobre la condena de la invasión de Ucrania. Al final, la Isla Grande se unió a los 17 países africanos que se abstuvieron.

Si era previsible que Mali y la República Centroafricana se negaran a condenar a Rusia, que es actualmente para estos países un socio comercial importante en el terreno militar, resultó más sorprendente que votaran en el mismo sentido países como Senegal, Togo, Camerún y la República de Congo, o la no participación en el escrutinio de Burkina Faso o Guinea. Estos países solían estar en simbiosis con Francia, la antigua potencia colonial. En cuanto a la Organización Internacional de la Francofonía (OIF), considerada el brazo armado de la diplomacia francesa, se ha negado a tomar partido. Esto ilustra la crisis específica del imperialismo francés en África.

Hasta las narices de Occidente

El hecho de que la mitad de los países del continente rechace condenar a Rusia revela cierto resentimiento con respecto a Occidente. Hay quienes incluso hablan de revancha contra la OTAN por haber atacado Libia para derrocar a Gadafi, quien gozaba de una popularidad que por usurpada que fuera, no era menos real. Molesta ver una importante movilización por Ucrania que nunca se dio en relación con guerras igual de cruentas como la de Sudán, Etiopía o Camerún.

Algunos se sienten satisfechos de ver a un hombre capaz de oponerse al poderío de la Unión Europea y de EE UU. Además del trato escandaloso dado a las personas refugiadas africanas y asiáticas de Ucrania, la acogida diferenciada entre gente ucraniana y gente de otros orígenes ha evidenciado el racismo existente en Europa. De este modo, una parte de los dirigentes africanos han reflejado los sentimientos de sus respectivas poblaciones, máxime cuando no pocos países mantienen relaciones comerciales y militares tanto con Rusia como con los países occidentales o se disponen a hacerlo.

Un fuerte riesgo económico

Una prudencia muy oportuna, pues la crisis económica amenaza con asestar un duro golpe al continente. Las economías africanas ya tienen de por sí dificultades para salir de la crisis sanitaria asociada a la covid-19. La caída de la demanda mundial ha entrañado una disminución de la demanda de materias primas, y la práctica paralización del turismo, la fragilización de las cadenas de valor mundiales y el descenso de cerca del 40  % de las IDE (inversiones directas extranjeras) han afectado a la salud económica de los países africanos.

La guerra provocada por Putin tendrá consecuencias para el conjunto de los países africanos, aunque con diferencias. Los países productores de petróleo y gas, como Nigeria, Angola o Argelia, se beneficiarán del alza de los precios, pero estas ganancias podrán verse compensadas muy pronto por la carestía de productos agrarios, pues dependen casi totalmente de las importaciones de alimentos. Los demás países africanos, dedicados a la agricultura, se verán perjudicados por el aumento desorbitado del precio de la energía. En todos los casos, vista la frágil tesorería de los países del continente, los golpes pueden ser violentos para las poblaciones.

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que más de una treintena de países africanos ya conocen tensiones en el terreno alimentario. Las causas son múltiples. Puede tratarse de conflictos como en la República Centroafricana, Níger, Chad, en el este de la República Democrática del Congo (RDC), Etiopía o Sudán del Sur. Las alteraciones climáticas comportan fuertes sequías, como en Kenia, Somalia o el sur de Madagascar, o lluvias torrenciales como en Burundi, Yibuti o Congo, o bien ciclones como los que ha habido en Mozambique o el este de Madagascar.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha hecho sonar la alarma por la situación de estrés alimentario en abril en numerosos países. El riesgo añadido por la guerra de Putin es una hambruna de gran amplitud en África.


Fuente: L’Anticapitaliste, traducido por viento sur

Paul Martial

est animateur d’Afriques en Lutte, membre de la QI en France.