printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
Organizaciones sociales y sindicales de todo el mundo urgen un plan de vacunación público y liberar las patentes
por Público.es
18 de mayo de 2021

Unas 200 organizaciones unen fuerzas a través de un manifiesto que exige, entre otras cuestiones, la eliminación de los secretos comerciales y la publicación de la información sobre los costes de producción y la inversión pública utilizada.

Bajo el lema ¡Acabemos con el sistema de patentes privadas! Por una industria farmacéutica bajo control social y un plan global de vacunación público, universal y gratuito, unas 200 organizaciones internacionales, sociales y sindicales de todo el mundo han unido fuerzas a través de un manifiesto que pide, entre otras cuestiones, liberar las patentes privadas.

«En una situación tan crítica como la que vivimos, el criterio de excepcionalidad que se exige a la mayoría de la población debe aplicarse también sobre la industria farmacéutica privada y su permanente sed de beneficio», denuncia el texto. Es precisamente dicha «excepcionalidad» lo que, según los firmantes, hace que estemos ante una cuestión de carácter prioritario.

Para ello solicitan la eliminación de los secretos comerciales y la publicación de la información sobre los costes de producción y la inversión pública utilizada, de forma clara y accesible para toda la población. También reclaman transparencia y control público en todas las fases del desarrollo de las vacunas. Así como el acceso universal, libre y gratuito a la vacunación y a los tratamientos.

Eric Toussaint, portavoz de CADTM (Comitée pour l’abolition des detter illégitimes) y firmante del manifiesto cree que «el ’Big Pharma’ tiene que ser un servicio público, de responsabilidad de los estados, para evitar las políticas escandalosas de Pfizer, de Astrazeneca y de otros», denuncia. Toussaint defiende que tras el manifiesto lo que hay es «una reivindicación», la de que «el mundo no es una mercancía, la salud no es una mercancía, otro mundo es posible».

Hacer entender a la sociedad y a los gobiernos que la salud y el acceso a la sanidad y a la vacunación son un derecho humano universal es la prioridad de los firmantes. Las vacunas deben ser consideradas un bien común global «para asegurar su accesibilidad universal», resaltan. «Liberar, urgentemente, las patentes debe acompañarse de mecanismos de nacionalización de las industrias farmacéuticas privadas y de una fuerte inversión en el desarrollo de industrias farmacéuticas públicas en todos los países», reclama el manifiesto.

Los firmantes no dudan en reivindicar «la expropiación y socialización» de la industria farmacéutica privada bajo control social, así como «el incremento de las inversiones y presupuestos públicos destinados a sanidad pública y a políticas públicas de cuidados».

El manifiesto critica con vehemencia los desmanes del capital y la lógica del beneficio que han guiado las políticas de vacunación de buena parte de los países. Una políticas que se han demostrado incompatibles con la vida y que han causado millones de muertes evitables en todo el mundo. «Toca elegir: capital o vida. Debemos actuar con rapidez y contundencia, pensando en una estrategia global de acceso igualitario y de garantía universal del derecho a la salud», zanja el manifiesto.


Público.es