diez años después de las históricas protestas de birmingham sobre la deuda externa: ¿qué queda de mayo del 98?

30 de mayo de 2008 por Maricel Chavarría


Una cadena humana de 70.000 personas exigía a los jefes de Estado del G-7 reunidos en Birmingham la condonación de la deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
externa de los países más pobres del planeta. Corría mayo del 98. Mañana se cumplen diez años de aquella protesta organizada por la campaña británica del Jubileo 2000 que situó a la deuda en el centro de la agenda política y la convirtió, definitivamente, en un pilar del movimiento altermundista. ¿Que cómo han reaccionado los gobiernos del Norte durante esos años? Limitándose a descontar ese capital adeudado de los fondos previstos para ayuda al desarrollo. El famoso 0,7 corre asociado a la cancelación de la deuda y eso es algo que critica incluso el propio Banco Mundial Banco mundial Creado en 1944 en Bretton Woods en el marco del nuevo sistema monetario internacional, el Banco posee un capital aportado por los países miembros (189 miembros el año 2017) a los cuales da préstamos en el mercado internacional de capitales. El Banco financia proyectos sectoriales, públicos o privados, con destino a los países del Tercer Mundo y a los países antes llamados socialistas. Se compone de las siguientes tres filiales.

Mas...
, tanto como las Naciones Unidas.

«No ha habido tanto medidas aprobadas por parte de los países del G-8, que más bien se han limitado a hacer afirmaciones para responder a las demandas del movimiento contra la deuda, como un impacto en la opinión pública que, aun siendo una cuestión económica compleja, ha logrado un conocimiento de lo que significa para los países del Sur tener que pagar esta deuda», afirma la investigadora y activista Esther Vivas, que analiza los antecedentes del movimiento en su reciente “En pie contra la deuda externa” (El Viejo Topo, 2008).

Según el Comité para la Anulación de laDeuda Externa del Tercer Mundo (CADTM), la deuda total de los países en desarrollo ascendía en el 2004, a 2,6 billones de dólares, cinco veces más que en 1980. Y en esos 24 años, el Sur reembolsó 5,3 billones, es decir, diez veces más de lo que debía en 1980. “La deuda es impagable”, advierte Daniel Gómez, investigador del Observatori del Deute en la Globalització, institución surgida como resultado de las campañas. “Para poder pagar una, los países pobres piden nuevos créditos Créditos Suma de dinero que una persona (el acreedor) tiene el derecho de exigir de otra persona (el deudor).

Créditos privados
Préstamos concedidos por los bancos comerciales, sea cual sea el prestatario.

Créditos públicos
Préstamos concedidos por acreedores públicos, sea cual sea el prestatario.
a organismos, estados, bancos regionales, fondos monetarios…y los donantes prestan con intereses más altos. Al final, el dinero prestado se destina antes a saldar otros préstamos que a financiar el proyecto deseado”.

Uno de los impulsores del movimiento contra la deuda a finales de los 90 fue la Iglesia, lo que dio lugar al movimiento Jubileo, con un importante peso de organizaciones del Norte. Moderados, buscaban la condonación parcial. Pero de ahí surgió otro movimiento que va más allá. “Es el Jubileo Sur –explica Vivas–, que reivindica un Sur acreedor de una deuda ecológica Deuda ecológica Es la obligación de restitución contraída como consecuencia de la degradación del medio ambiente y la bio-diversidad, de la emisión de residuos, así como del agotamiento, apropiación y control de los recursos naturales, animales y de conocimientos ancestrales.

Englobaría, entre otros aspectos : Destrucción de la biodiversidad y los ecosistemas por su sobreexplotación ; Deuda del carbono ; Exportación de residuos ; Biopiratería
, social e histórica, fruto del expolio de los recursos naturales de esos países, y que reivindica el repudio y la ilegitimidad de la deuda”.

Esa corriente radical ha acabado arrastrando a sectores más moderados por dos razones: la primera, el movimiento antiglobalización, que apela a un cambio de las estructuras; la segunda, la evidencia de que los gobiernos no hacen condonaciones reales y siguen utilizando los créditos FAD para canalizar su ayuda al desarrollo. Sí, hoy hay cierto consenso de la sociedad civil internacional en considerar la deuda externa ilegítima y preguntarse quién debe a quién. «Es una deuda que ha estado vinculada al apoyo a dictadores, a la compra de armas, a proyectos medioambientales destructivos, en la que ha habido incluso procesos irresponsables e irregulares, a veces ilegales. Aunque no existe una definición de deuda ilegítima, sí hay un sentir general de que existe una deuda ilegítima: si preguntas al Jubileo Sur le dirán que toda lo es, y si pregunta a una organización católica conservadora, le dirá que parte de la deuda sí lo es», afirma la investigadora del Observatori del Deute, Iolanda Fresnillo.




CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

8 rue Jonfosse
4000 - Liège- Belgique

00324 60 97 96 80
info@cadtm.org

cadtm.org