Valencia 2002-2012, entre corrupción y mala gestión

13 de febrero de 2014


Al tiempo que asistimos al hundimiento de las condiciones de vida de la población y se imposibilita a la ciudadanía más afectada por los recortes el acceso a un alojamiento digno, plazas en escuelas infantiles, hospitales o servicios públicos de calidad, la municipalidad dedica 133 millones de euros, o sea más del 15% de su presupuesto, a pagar la deuda en 2012.

La deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
del Ayuntamiento de Valencia, como ocurre con muchas otras ciudades del Estado, ha ido creciendo hasta un nivel imposible de asumir para la población. Sabemos que se utiliza este argumento como herramienta política para recortar el gasto público en servicios sociales, tan necesarios para la ciudadanía. De hecho, la mala gestión de los asuntos municipales y la corrupción endémica que caracteriza el mandato de la alcaldesa Rita Barberá (PP) desde 1991 han hundido las cuentas.

La Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda Valencia, estima que buena parte de esta deuda no ha sido suscrita para beneficiar a la población valenciana, además de ser imposible de reembolsar por ser una enorme cantidad de dinero.

Si observamos la evolución de la deuda del Ayuntamiento de Valencia, vemos que ha tenido un crecimiento brutal pasando de 631 millones de euros en 2002 hasta 1.299 millones de euros en 2012, último dato liquidado disponible al momento de escribir este artículo.

Según se indica en las Cuentas Anuales del ejercicio 2012, Valencia es el tercer municipio por población de España, ya que cuenta con 794.228 habitantes a 31 de diciembre de 2012. En consecuencia, la deuda municipal por habitante de Valencia equivale ya a 1.635 euros. Todo ello sin contabilizar el impacto de la deuda regional o estatal. A lo largo de los últimos diez años (2002 -2012) la deuda pública municipal se ha duplicado aumentando 668 millones de euros más, o sea una media de 66,8 millones de euros más cada año.

¿Dónde fue a parar el dinero conseguido a base de aumentar la deuda pública hasta estos niveles? ¿Fue a parar a los ciudadanos de Valencia?

Explicando la carga de los intereses y el capital reembolsado

Durante los últimos diez años la carga de tan sólo los intereses ha sido un formidable peso para las cuentas públicas del Ayuntamiento: de 2002 hasta 2012, 279 millones de euros se fueron a pagar los intereses de la deuda. La situación no mejora, visto que los intereses se han duplicado en los 2 últimos años del periodo, pasando de 17 millones en 2010 a 34 millones de euros en 2012.

La soga del “servicio de la deuda Servicio de la deuda Suma de la amortización más los intereses del capital prestado.

Si añadimos a la carga de los intereses el capital reembolsado durante el periodo 2002 hasta 2012, o sea el servicio de la deuda (intereses + capital reembolsado), son más de 1.000 millones los que se fueron de las arcas públicas a pagar la deuda pública. La cantidad total es mucho mayor que el presupuesto del Ayuntamiento, estimado en 882 millones liquidados en 2012. Solo en el 2012, son 133 millones de euros los que se destinaron al servicio de la deuda.

Durante todo el periodo, hemos reembolsado el equivalente a 1.021 millones (1.021.271.070 euros) casi dos veces lo que debíamos en 2002 (631 millones euros). Pero aun así seguimos debiendo más del doble que aquel año, o sea 1.300 millones.

En un contexto de despilfarro y corrupción generalizada, frente a esa hemorragia de capitales, la PACD Valencia concluye que se hace imprescindible opinar sobre nuestras cuentas, que aunque son llamadas “públicas”, no pueden ser fiscalizadas por cualquiera por la dificultad de encontrar los datos.

Queremos ser parte de un amplio movimiento ciudadano que pida cuentas al Ayuntamiento, a la Generalitat y al Estado por el expolio magistral que se está cargando sobre nuestros hombros. Hemos de auditar esta deuda y rechazar el pago de la parte considerada ilegítima para, en primer lugar, satisfacer a las urgentes necesidades de la población.

La Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda de Valencia presenta el libro «¿Por qué no debemos pagar la deuda?» el jueves 13 de febrero en la Facultat de Ciències Socials de la Universitat de València y a las 19 horas a Ca Revolta, en Valencia.




CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org