Marruecos: Cómo afecta la pobreza al mundo campesino

12 de julio por Salaheddine Lemaizi


La difícil situación económica relacionada con la pandemia y las graves sequías de los últimos dos años han debilitado a los agricultores marroquíes. Si bien el agronegocio se ha mantenido orientado a la exportación, las desigualdades se han agravado en el mundo rural, especialmente para las y los trabajadores agrícolas, las principales víctimas del Covid-19.

38 ° a la sombra. Estamos en una explotación agrícola en la región de Ouled Ziane, a 30 km de Casablanca. En esta fértil llanura, algunos agricultores, presionados a ceder sus tierras a promotores inmobiliarios, se resisten a la invasión del hormigón. Abdelatif, de 68 años, es uno de los pocos agricultores que rechazan el dinero propuesto por los promotores y sus intermediarios Intermediarios Una sociedad de intermediación es una empresa o una persona física que sirve de intermediario en una operación, financiera por norma general, entre dos partes. , pero la hecatombe de dos temporadas agrícolas secas amplificada por la crisis sanitaria del Covid-19 casi le hizo cambiar de opinión. «Los tiempos son difíciles. El pequeño agricultor lo ha perdido todo este año», se queja este sexagenario.

Para medir la magnitud de la crisis, basta con saber que el valor añadido agrícola cayó un 7% en 2020 y la temporada nacional de cereales se hundió a 32 millones de quintales cuando en una buena temporada agrícola se producen 70 millones de quintales. Hoy en día, Abdelatif se ve obligado a trabajar como jornalero agrícola en esta vasta explotación a cambio de cuatro bolsas de trigo de 50 kg, bocanada de aire para este campesino empobrecido.

En contraste, Hicham, de 42 años, gerente de la explotación, ha logrado resistir en los últimos dos años gracias a la diversificación de su actividad. «Además de los cultivos de cereales, tengo una actividad de cría de cabras y ovejas dedicada a Eid El-Kebir y una actividad de engorde dedicada a mi carnicería. A pesar de los medios a mi disposición, las cargas son muy pesadas. Por no hablar de la agricultura a pequeña escala», explica.

Casi el 40% de la población es rural

La pandemia ha dejado en un segundo plano uno de los peores años de sequía de la década. Sin un apoyo público efectivo y equitativo, el mundo rural ha demostrado su resistencia habitual para superar esta crisis. «En las zonas rurales la población ya conoce la vulnerabilidad. Cada año, se enfrenta al duro clima y a los caprichos de la economía de mercado», analiza Zakaria Kadiri, socióloga de la Universidad Hassan II de Casablanca y especialista en el mundo rural. En el campo, la población rural teme más al virus de la miseria que al Covid-19. El mundo rural representa el 39,7% de la población marroquí, es decir, 13,4 millones de habitantes. En la década de 1960, la población rural disminuyó frente a la urbanización, pero se estabiliza desde la década de 1990. «Lo rural no es un mundo social aparte, es parte de la sociedad en su conjunto. En los oasis o en las llanuras, todo el mundo fue cogido por sorpresa. Especialmente con respecto a las restricciones a la movilidad», continúa la socióloga Zakaria Kadiri.

Para Mohamed Mahdi, socio-antropólogo, las diferencias con lo urbano se pueden observar en la experiencia del confinamiento. Este académico describe la vida cotidiana de una aldea durante este período: "La gente rural fue confinada a sus douars (aldeas) y no dentro de sus hogares; tienen el privilegio del gran espacio y han escapado al control de la circulación, imposible de ejercer para las autoridades en tierras remotas, enclavadas como la mayoría de los douars. El confinamiento no suspendió la actividad agrícola, ni siquiera la actividad social. ”

Desigualdades persistentes

Entre llanuras y montañas, entre poblaciones sedentarias y nómadas, la situación del mundo rural tiene diferencias. Pero sigue dominada en general por la pobreza y las flagrantes desigualdades en términos de acceso a los recursos, la tierra y el agua.

A pesar de algunos avances desde la llegada del rey Mohamed VI al trono en 1999, el mundo rural sigue estando mal equipado de infraestructuras públicas de calidad (salud, educación, agua, electricidad y saneamiento), como se confirma en un informe reciente de la Comisión Real para un Nuevo Modelo de Desarrollo. Dos cifras resumen esta situación de desigualdad. La proporción de personas de bajos ingresos es del 12,7% en Marruecos; el 6,8% de ellas están en zonas urbanas y el 22,9% en zonas rurales. El reino tiene 4,5 millones de pobres, dos tercios (66,4%) de los cuales residen en zonas rurales.

Otra característica del campo marroquí es la persistencia de desigualdades estructurales relacionadas con el estatus de la tierra. Así, en las zonas rurales, el 20% más rico tiene un ingreso anual per cápita promedio de 40.700 dirhams marroquíes (DH) (3.800 euros) y tiene más de la mitad del ingreso total (52,3%), mientras que es, para el 20% menos acomodado, de solo 4.900 DH (460 euros) por persona, según la Oficina del Alto Comisionado para la Planificación (HCP). En este océano de miseria y desigualdad, el campo marroquí es una tierra de enriquecimiento para la agricultura a gran escala destinada principalmente a la exportación. Durante la pandemia, este sector funcionó a plena capacidad.

Las y los trabajadores agrícolas, los grandes perdedores

Dirijamos nuestra mirada a la llanura de Souss, en el sur de Marruecos. El Houcine Boulberj es secretario general adjunto de la Federación Nacional del Sector Agrícola (FNSA), el principal sindicato agrícola del país. Este sindicalista hace balance Balance “Fotografía” a final de año de los activos (lo que la empresa posee) y pasivos (lo que la empresa debe) de una sociedad. Dicho de otra forma, los activos el balance aportan información acerca de la utilización de los fondos recabados por la sociedad. Los pasivos del balance informan sobre el origen de los fondos captados. del Covid-19: «La actividad nunca se ha detenido. En pleno confinamiento, las unidades respondieron a la demanda del mercado local y luego a la exportación”, detalla en una entrevista telefónica. A lo largo de la crisis, el mundo rural continuó proporcionando alimentos frescos al resto del país.»Hubo una dicotomía entre seguridad alimentaria y seguridad sanitaria", subraya el sociólogo Zakaria Kadiri.

Pero los grandes perdedores fueron las y los trabajadores agrícolas. «Sin suficiente protección, las y los trabajadores estaban expuestos al virus. Esto explica la multiplicación de brotes en Lalla Mimouna en Gharb y luego en la región de Souss. La patronal agrícola no ha hecho nada para proteger a quienes trabajan en el sector», dice el secretario general adjunto de la FNSA. Y según este sindicato, 1700 trabajadores fueron despedidos durante este período, sin embargo floreciente para el agronegocio.

En contraste, en los oasis del sureste, la fuerza laboral era casi imposible de encontrar. La población rural pudo contar, por una vez, con sus hijos e hijas trabajadoras migrantes de vuelta a sus familias después del cierre de las actividades económicas en los principales centros urbanos (Casablanca, Marrakech y Agadir).

Para el socioantropólogo Mohamed Mahdi, la pandemia puso de manifiesto la situación de dependencia del mundo rural «para aprovisionarse e incluso para alimentarse, comerciar y trabajar».

La escuela desconectada

Partiendo de sus observaciones realizadas en su pueblo de origen de Tigouliane (500 km al sur de Casablanca) y basándose en otros estudios sociológicos recientes, Mohamed Mahdi señala desde el principio que «el mundo rural ha sufrido mucho a causa del confinamiento». Analiza cuatro áreas que están sufriendo las consecuencias de la pandemia: circuitos comerciales, circuitos productivos, ingresos de los hogares y la situación del sistema educativo durante este período de año y medio.

En el caso de los circuitos comerciales, las autoridades marroquíes habían decidido entre marzo y julio de 2020 cerrar los zocos semanales en las zonas rurales. Esto ha tenido un impacto en la vida diaria y los ingresos de las y los campesinos. Debido a estos cierres, las y los agricultores y ganaderos fueron cogidos por el pescuezo por las y los intermediarios. «Nos vinieron a comprar ganado a mitad de precio, especialmente en este año de sequía, y no tuvimos otra opción durante el confinamiento», dice Aziz, un pequeño criador en la región de Ouled Ziane.

«Las limitaciones en las actividades de transporte y el cierre de fronteras han hecho que la comercialización de productos agrícolas sea muy problemática», señala Mahdi. Este profesor de la Escuela Nacional de Agricultura de Meknes da el ejemplo de la comercialización de la sandía en el valle del Drâa, donde las y los productores estaban bajo el yugo de las y los especuladores. La ausencia de circuitos cortos de comercialización penalizaba a las y los agricultores.

La segunda observación se refiere a la situación del empleo rural. «El confinamiento puso fin a la movilidad de la población rural a pequeñas ciudades y centros cercanos donde podían ser contratados como jornaleros agrícolas», observa Mahdi. Esto lo confirma el sindicato de trabajadores agrícolas. Más de 3.000 trabajadores agrícolas perdieron sus puestos de trabajo porque ya no podían moverse entre sus ciudades de residencia y los campos agrícolas durante el confinamiento. «Estos trabajadores y trabajadoras nunca recibieron ayudas por pérdida de empleo», lamenta amargamente Boulberj de la FNSA.

La tercera consecuencia del Covid-19 fue el regreso de las y los trabajadores migrantes a sus aldeas de origen. Esto ha tenido el efecto de una disminución de los ingresos de los hogares. «Las familias fueron privadas de las transferencias que recibían de miembros de la familia que vivían en ciudades», continúa Mahdi. El caótico regreso de las y los trabajadores de las ciudades en la época de Eid El-Kebir en julio de 2020 ayudó a multiplicar la tasa de contagio en algunas áreas. Este año, la población rural teme el regreso de sus seres queridos el próximo mes de julio, pero no puede ignorar esta importante fiesta económica y simbólicamente.

Por último, el sistema educativo en las zonas rurales ha sufrido mucho las consecuencias del confinamiento y del uso de la educación a distancia en zonas subequipadas. «La escolarización de las y los niños en las escuelas rurales sigue siendo el principal punto negro. En ausencia de una red de Internet, de teléfono inteligente o incluso de dinero para pagar una cobertura de Internet, la gran mayoría de las y los niños no pudieron seguir las clases», precisa Mahdi.

Y concluye: «Durante la crisis sanitaria, la fragilidad y la vulnerabilidad aumentaron más bien, haciéndose más visibles. Como consecuencia de estas dificultades, la población rural pasa muy rápidamente de la precariedad a la pobreza».




Salaheddine Lemaizi

Secrétaire général d’ATTAC CADTM Maroc et Comité des études et de plaidoyer du CADTM Afrique.

Traduccion(es)

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org