Las buenas intenciones de Michel Barnier y de la Comisión Europea a propósito de los bancos

12 de febrero de 2014 por Eric Toussaint


A fines de enero de 2014, Michel Barnier, comisario de mercado interior y servicios de la Unión Europea encargado de la gestión de los bancos, hizo pública una propuesta de reforma que, en la práctica, concierne a los 30 establecimientos bancarios europeos más importantes [1]. Los banqueros pusieron el grito en el cielo porque la propuesta de la Comisión es obligar a algunos bancos a que circunscriban sus operaciones de trading más arriesgadas en unas filiales ad hoc [2]. The Economist, que rechaza esta propuesta, es muy claro y francamente cínico: «Felizmente, Monsieur Barnier no tiene la última palabra. Su propuesta debe ahora ser aprobada por los gobiernos europeos y por el parlamento europeo. Gracias a los avatares del proceso que llevará a legislar sobre dicho tema, todavía hay tiempo de mejorar o de enterrar esta propuesta.» [3]. En efecto, a la vista de la convocatoria de las elecciones europeas en mayo de 2014, la propuesta de la Comisión saliente no podrá ser adoptada hasta fines de 2015, como muy pronto. Por lo tanto, los bancos tienen bastante tiempo por delante para conseguir cambiar la posición de las autoridades europeas, excepto que se produzca un nuevo crash y éste fuerce a Bruselas y a Frankfurt [4] a imponer reglas realmente coercitivas.

De todas maneras, Michel Barnier y la Comisión Europea no proponen una separación de bancos, sólo proponen que se creen filiales ad-hoc. Además, la decisión de obligar a algunos bancos a crear esa filial ad-hoc es una tarea para las autoridades de regulación, o sea, que en la zona euro, eso es competencia del Banco Central Banco central Entidad que, en un Estado, se encarga generalmente de la emisión de billetes de banco y del control del volumen de moneda y crédito. En España es el Banco de España quien asume dicho rol, bajo el control del Banco Central Europeo (BCE, ver más abajo).

El Banco Central de un país gestiona la política monetaria y tiene el monopolio de la emisión de la moneda nacional. Proporciona moneda a los bancos comerciales a un precio determinado por las tasas directoras, que son fijadas por el proprio banco.
Europeo que tiene muy poca vocación de imponer coerciones serias a los bancos.

La sucesión de retrocesos, de concesiones y de medidas tomadas sin rigor demuestran que no nos podemos fiar de los gobernantes y de las autoridades en ejercicio para realmente poner orden en el mundo opaco de las finanzas.

Debidos a sus actuaciones, los bancos contribuyeron a provocar la peor crisis económica y social desde los años 1930. La decisión de los Bancos Centrales de acordarles un acceso ilimitado al crédito sin imponerles un cambio en las reglas del juego agrava el problema.

Es necesario retomar las cuestiones básicas. Los bancos deben ser considerados como servicio público, precisamente por su importancia y por el efecto devastador que su mala gestión puede tener sobre la economía. El oficio de banquero es demasiado serio para que se pueda confiar a los bancos privados. Ya que utilizan dinero público, se benefician de las garantías Garantías Acto que proporciona a un acreedor una seguridad en el cumplimiento del compromiso del deudor. Distinguimos entre garantías reales (derecho de retención, fianza, prenda, hipoteca, privilegio) y las garantías personales (caución, aval, carta de intención, garantía autónoma). del Estado y dan un servicio de base fundamental a la sociedad, los bancos deberían convertirse en un servicio público.

Los Estados deben recuperar su capacidad de control y de orientación de la actividad económica y financiera. También deben disponer de instrumentos para realizar inversiones y financiar los gastos públicos reduciendo al mínimo el recurso al crédito ante instituciones privadas. Para ello hay que expropiar los bancos sin indemnización para socializarlos y pasarlos al sector público bajo control ciudadano. Si tomamos este giro radical, podemos proteger los depósitos de los ahorradores, financiar actividades útiles para el bien común, garantizar el empleo y las condiciones de trabajo del personal del sector. Para ello, parece imprescindible y esencial construir un servicio público de ahorro, de crédito y de inversiones.

Debemos luchar por la eliminación del sector bancario capitalista, tanto en el crédito y el ahorro (bancos de depósitos) como en el ámbito de las inversiones (bancos de negocios o de inversiones). Si tomamos esta opción, sólo se mantendrían dos tipos de bancos: bancos públicos con estatuto de servicio público (bajo control ciudadano) y bancos cooperativos no demasiado grandes.

Traducido por Griselda Pinero




Notas

[2Véase el texto completo de la propuesta en la web de la Comisión Europea: http://ec.europa.eu/internal_market/bank/structural-reform/index_en.htm#140129 Véase, para tener un resumen oficial, el comunicado de prensa de la comisión: http://europa.eu/rapid/press-release_IP-14-85_fr.htm. Para una presentación favorable de esta propuesta, consultar: Le Monde. Fr, «L’ambitieuse réforme de los grandes bancos europeos de Michel Barnier», 29 de enero de 2014, http://www.lemonde.fr/economie/article/2014/01/29/michel-barnier-propose-une-reforme-ambitieuse-des-grandes-banques-europeennes_4356337_3234.html. También se puede cansultar para leer una reacción positiva pero con alguna crítica, a los Verdes europeos: «Séparation des métiers bancaires. Les Verts au PE apellent a des mesures plus ambitieuse », http://www.philippelamberts.eu/separation-des-activites-bancaires-reaction-a-la-proposition-de-la-commission-europeenne/. Finance Watch también reaccionó favorablemente: http://www.finance-watch.org/press/press-releases/828-eu-bank-structure-proposal-jan-2014

[3The Economist, «Safeguarding European banks. Volcker plus. The European Union proposes a radical overhaul of its banks», 1 de febrero de 2014 http://www.economist.com/news/finance-and-economics/21595469-european-union-proposes-radical-overhaul-its-banks-volcker-plus

[4Sede del BCE.

Eric Toussaint

doctor en Ciencias políticas de la Universidad de Lieja y de la Universidad de París VIII, es el portavoz del CADTM internacional y es miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia.
Es autor de diversos libros, entre ellos: Capitulación entre adultos. Grecia 2015: Una alternativa era posible, El Viejo Topo, Barcelona, 2020; Sistema Deuda. Historia de las deudas soberanas y su repudio, Icaria Editorial, Barcelona 2018; Bancocracia Icaria Editorial, Barcelona 2015; Una mirada al retrovisor: el neoliberalismo desde sus orígenes hasta la actualidad, Icaria, 2010; La Deuda o la Vida (escrito junto con Damien Millet) Icaria, Barcelona, 2011; La crisis global, El Viejo Topo, Barcelona, 2010; La bolsa o la vida: las finanzas contra los pueblos, Gakoa, 2002. Ha sido miembro de la Comisión de Auditoria Integral del Crédito (CAIC) del Ecuador en 2007-2011.
Coordinó los trabajos de la Comisión de la Verdad Sobre la Deuda, creada por la presidente del Parlamento griego. Esta comisión funcionó, con el auspicio del Parlamento, entre abril y octubre de 2015. El nuevo presidente del Parlamento griego anunció su disolución el 12 de noviembre de 2015.

Otros artículos en español de Eric Toussaint (716)

0 | 10 | 20 | 30 | 40 | 50 | 60 | 70 | 80 | ... | 710

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

8 rue Jonfosse
4000 - Liège- Belgique

00324 60 97 96 80
info@cadtm.org

cadtm.org