El café y la autoridad estatal en Colombia

8 de enero de 2004 por Josh Frank


Josh Frank es escritor y vive en Nueva York. Sus trabajos han aparecido en Left Turn Magazine, Dissident Voice, Counterpunch, Z Magazine, entre muchas otras publicaciones.

La industria global del café ha experimentado cambios colosales durante los últimos cincuenta años. La producción de granos ha pasado de unos países a otros. El consumo del producto ha aumentado en una forma casi exponencial mediante inmensas ventas en comercios minoristas como Starbucks y Seattle’s Best. Pero no todos los involucrados en el mercado del café se han beneficiado por igual. Los pequeños agricultores cafeteros han sufrido inmensas pérdidas. La degradación del entorno también ha aumentado al ser destruidos antiguos bosques en la esperanza de que la tierra baldía pueda ser transformada en campos fértiles, dignos de realizar cultivos comerciales. Los países han perdido industrias completas de exportación como resultado del apuro de las corporaciones multinacionales por comprar los granos más baratos que puedan encontrar. Y ningún país ha sufrido más el dolor de estas transformaciones que Colombia.

A mediados de los años 70 el café representaba en Colombia el 50% de sus exportaciones legales. Durante la locura global de los años 90, cuando abrían comercios minoristas en las esquinas de todo el mundo industrializado, la industria del café de Colombia tocó fondo. Hacia 1995, la industria cafetalera de Colombia había sufrido terriblemente. La parte del café en sus exportaciones legales cayó de un 50 a un 7%. Miles de agricultores huyeron del país, muchos más reemplazaron el café con cultivos comerciales más lucrativos como la coca o el opio. Y ahora el petróleo ha sustituido al café como la exportación legal número uno, aunque los agricultores del café continúan empleando la mayor cantidad de trabajadores de cualquier industria en Colombia.

Los precios del café en América del Sur llegaron a su nivel máximo entre fines de los años 60 a los 70: una libra de café de los campos de Colombia se vendía a un promedio de 3 dólares. Pero en octubre de 2001, el precio del café por libra había bajado a 0,62 dólares por libra.

El mercado colombiano de la época estaba regulado por la Federación Nacional de Cafeteros - Fondo Nacional del Café (FNC), un cuasi sindicato que representaba a los productores cafeteros.

La organización en sí fue fundada en 1928, y se convirtió rápidamente en el portavoz político de los agricultores rurales que tenían tenido poca influencia y un acceso mínimo a las decisiones políticas. Casi todos los agricultores cafeteros se beneficiaron durante esos lucrativos años. La agricultura era el sitio donde convenía estar si uno quería ganarse bien la vida legalmente en Colombia. Sin embargo, los años dorados no duraron mucho.

Desde los años 70 la FNC ha perdido el formidable poder que tenía. Las exigencias globales han fracturado la comunidad cafetera en Colombia como resultado de múltiples factores comerciales, a los que se define a menudo como modelo neoliberal. Este modo económico se basa en el antiguo significado de la palabra «liberal». Denota el endoso del sistema de libre mercado, la desregulación de sectores, la privatización, y un desdén general por el control gubernamental y las cargas fiscales. Ahora es conocido en EE.UU. como Clintonomía.

Mientras más y más agricultores comenzaron a producir café (se calcula que entre 750.000 y 900.000 fincas en 1972), los precios comenzaron a baja continuamente. Más de 200.000 fincas desaparecieron a mediados de los años 90, al llegar la sobreproducción en Colombia a niveles récord. Colombia no estaba sola en su sobreproducción de café. A fines de 2001, se informó que 60 países produjeron 132 millones de sacos de café, pero el mundo sólo consumió 108 millones de sacos.

Las reglas del libre mercado dominaron en el comercio internacional del café durante los años 80. Los principales compradores multinacionales durante los 80: Nestlé, Phillip Morris, Proctor and Gamble, se concentraron en el sector más bajo de la cadena de precios. Querían beneficiarse comprando los granos más baratos que podían encontrar. Era seguro que Colombia saldría perdiendo, ya que su café es tradicionalmente conocido por su alta calidad y su sabor a nivel de gourmet. Los costos de producción también eran relativamente altos para un país del tercer mundo. El poder de la FNC ha elevado el nivel de vida de los cerca de 10 millones de caficultores en Colombia. Toda baja en sus costos de producción tendría un grave impacto en sus niveles de vida.

Sin embargo, el neoliberalismo dictó quién sería el próximo vencedor en el mundo del café. Después de los Acuerdos de Paz de París, Vietnam apareció rápidamente como un productor potencial de café barato. La mano de obra agrícola en Vietnam ha sido siempre barata; en 1980 el trabajador agrícola promedio en ese país ganaba 9 centavos de dólar por día. El clima en Vietnam también era ideal para la caficultura y el mercado mundial se apresuró a aprovechar esas excelentes condiciones.

Los economistas del libre mercado argumentarán que este proceder forma parte integral de oferta y demanda. La demanda mundial florecía, así que era perfectamente correcto que los compradores buscaran los mejores y más baratos medios de producción. Sin embargo, este modelo no tiene en consideración los severos efectos que semejantes políticas tienen sobre los pequeños caficultores en el campo de Colombia y en otros sitios. Las cifras muestran este efecto neoliberal con una sacudida aleccionadora.

En 1999 Vietnam llegó a colocarse entre los tres principales productores globales de café. Vietnam empató con Colombia como el segundo productor de café del mundo con 12 millones de sacos por año, después sólo de Brasil. Una década antes Vietnam era prácticamente un desconocido en el circuito cafetero del mundo.

Tal como el modelo neoliberal ha creado algunos ganadores, también ha producido numerosos perdedores. Las corporaciones transnacionales y los comerciantes del café gourmet han obtenido beneficios récord con la baja de precios. Los principales beneficiados en este mercado han sido la cadena minorista Starbucks y el mayor comprador multinacional de café, Nestlé. Mientras engordan los balances finales de estas corporaciones, la pobreza rural en los países que cosechan se intensifica. Los precios internacionales del café han llegado ahora al nivel más bajo en 35 años. Los últimos 3 años han sido los más difíciles en el mercado global, disminuyendo su valor en más de un 50%. Considerando la inflación Inflación Subida acumulativa del conjunto de los precios (por ejemplo, una subida del precio del petróleo, que conlleva luego un reajuste de los salarios al alza, luego la subida de otros precios, etc.). , los precios son los históricamente más bajos.

En la actualidad Colombia tiene una deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
externa de 34.000 millones de dólares. El Fondo Monetario Internacional FMI
Fondo monetario internacional
El FMI nace, el mismo día que la Banca mundial, con la firma de los acuerdos de Bretton Woods. En su origen el rol del FMI era defender el nuevo sistema de cambios fijos instaurado.

A la finalisación de estos acuerdos (1971), el FMI es mantenido y se transforma paulatinamente en el gendarme y el bombero del capitalismo mundialisado : gendarme cuando impone los programas de ajuste estructural ; bombero cuando interviene financiaramente para sostener los países tocados por una crisis financiera.

Su modo de decisión es el mismo que el del Banco mundial y se basa sobre una repartición del derecho de voto en proporción a los aportes de cotisación de los países miembros. Estatutariamente es necesario el 85% de los votos para modificar la Carta del FMI (los EE.UU. poseen una minoria de bloqueo dado a que posees el 16,75 % de voces). Cinco países dominan : Los EE.UU. (16,75 %), el Japon ( 6,23 %), la Alemania (5,81%), Francia (4,29 %), y Gran Bretaña (4,29%). Los otros 177 Estados miembros estan divididos en grupos dirigidos, cada vez, por un país. El grupo más importante (6,57%) esta dirigido por Belgica. El grupo menos importante (1,55% de voces) precidido por el Gabon (países africanos).

Su capital está compuesto del aporte en divisas fuertes (y en monedas locales) de los países miembros. En función de este aporte, cada miembro se ve favorecido con Derechos Especiales de Giro (DEG) que son de hecho activos monetarios intercambiables libre e inmediatamente contra divisas de un tercer país. El uso de estos DEG corresponde a una política llamada de estabilización a corto plazo de la economía, destinada a reducir el déficit presupuestario de los países y a limitar el crecimiento de la masa monetaria. Esta estabilización constituye frecuentemente la primera fase de intervención del FMI en los países endeudados. Pero el FMI considera que en adelante es tarea suya (tras el primer choque petrolero de 1974-1975) actuar sobre la base productiva de las economías del Tercer Mundo reestructurando sus sectores internos; se trata de una política de ajuste a más largo plazo de la economía. Lo mismo sucede con los países llamados en transición hacia una economía de mercado. (Norel y Saint-Alary, 1992, p. 83).

Sitio web :
y el Banco Mundial Banco mundial Creado en 1944 en Bretton Woods en el marco del nuevo sistema monetario internacional, el Banco posee un capital aportado por los países miembros (189 miembros el año 2017) a los cuales da préstamos en el mercado internacional de capitales. El Banco financia proyectos sectoriales, públicos o privados, con destino a los países del Tercer Mundo y a los países antes llamados socialistas. Se compone de las siguientes tres filiales.

Mas...
dictan cómo Colombia ha de pagar esas deudas. La deuda ha obligado al país a expandir la producción de exportaciones para generar divisas duras. Esta macro-expansión ha contribuido a la sobreproducción de granos de café. Como la demanda global de café ha continuado siendo relativamente estable, con un ligero aumento sólo desde fines de los años 80, el aumento de la producción ha llevado a una masiva sobreproducción de granos de café. Y, a diferencia de la agricultura subvencionada de EE.UU., Colombia no puede inundar a otros países dóciles con sus productos a bajo precio.

Bajo el modelo existente, es imposible restringir la oferta. No existen medidas regulativas para detener la sobreproducción de café en Colombia. El impacto ha sido enorme, ya que aunque las ganancias por exportaciones de las corporaciones multinacionales han crecido, éste no es el caso en los ingresos por salarios reales de los caficultores.

Como el gobierno colombiano endosó totalmente las medidas neoliberales, su culpabilidad en el asunto es indiscutible. Sin embargo, los países industrializados, las instituciones financieras y las multinacionales han liderado efectivamente el ritmo de la globalización Globalización (ver también Mundialización)

Origen y sentido de este término anglosajón: en inglés, la palabra «global» se refiere tanto a fenómenos que interesan a la (o las) sociedad(es) humana(s) a nivel del globo como tal (es el caso de la expresión «global warming» que designa el efecto invernadero), como a procesos que poseen la característica de ser «globales» únicamente en la perspectiva estratégica de un «agente económico» o de un «actor social» preciso. En lo que estamos viendo, el término «globalización» nació en las bussiness schools norteamericanas y reviste el segundo sentido. Se refiere a los parámetros pertinentes de la acción estratégica del gran grupo industrial. Lo mismo sucede en la esfera financiera. A la capacidad estratégica del gran grupo de adoptar una aproximación y una conducta «globales». En un debate público, el patrón de uno de los mayores grupos europeos explicó, en sustancia, que la «globalización» representa «la libertad para su grupo de implantarse donde quiera, cuando quiera, para producir lo que quiera, aprovisionándose y vendiendo donde quiera, y en donde tenga que soportar las menores obligaciones posibles en materia de derechos laborales y convenciones sociales» (extraido de Chesnais, 1997[a]).
fijado por el mundo desarrollado.

Desde principios de los años 90, los granos de café han sido fundamentalmente un producto de exportación. La confianza en que los mercados libres dicten el flujo del café, ha sido la famosa cantinela colombiana cuando se discute la economía de la oferta y la demanda. La FNC ha controlado históricamente los mercados del café colombiano, mirando hacia el mundo industrializado. Al permitir la FNC que las multinacionales dicten la producción, perdió el control del comercio del café. En el pasado la industria del café en Colombia se basó en la FNC para las medidas regulativas y comerciales, más de lo que confiaba en el Estado. Así que se puede decir que la FNC ha actuado como un Estado títere en lo que respecta a miles de caficultores en Colombia, desde que fuera fundada a principios del siglo pasado.

Los propios mercados del tercer mundo son dirigidos más por las corporaciones transnacionales y las instituciones financieras, que por las posibilidades estatales. El desarrollo de transacciones económicas a través de las fronteras, especialmente las fronteras internacionales, reducen la autoridad del Estado. Esto, en efecto, margina al Estado y a la FNC como participantes económicos en la comunidad global.

La economía neoliberal alienta a las entidades privadas a dictar el flujo de bienes y capital. Por ello la riqueza y el poder han sido transferidos a manos de actores privados y fuera del control del Estado. Esos actores privados deciden quién es incluido o excluido de las redes globales de producción. En el caso de Colombia, como la FNC y el Estado permitieron que participantes privados controlen el flujo del café, se hicieron más y más irrelevantes para enfrentar la considerable fuerza del mercado. Los efectos negativos han sido sentidos tremendamente por las comunidades rurales cafeteras pobres en Colombia.

Como la ausencia del Estado afecta a estos sectores agrícolas, se hace cada vez más evidente que ninguna autoridad representa realmente a esos caficultores colombianos pobres. Dejados a la merced sólo de las fuerzas neoliberales, es poco probable que la producción de café en Colombia vuelva a representar un 50% de las exportaciones legales. La fuerza del nuevo mercado está representada por las corporaciones multinacionales y los participantes privados, no por el Estado o las autoridades locales - la soberanía se arrodilla ante el capitalismo.

Las entidades privadas continuarán controlando el flujo del café a costa de los caficultores y de los pobres, sólo para asegurar los beneficios de los ricos. En resumen, esto indica que las economías del libre mercado son suficientemente poderosas para beneficiar a unos pocos, y aplastar al resto.




Fuente: Znet.

Articulo traducido del ingles por Germán Leyens.

Josh Frank

Josh Frank is a writer living in New York. His work has appeared in Left Turn Magazine, Dissident Voice, Counterpunch, Z Magazine, among many others.

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org