printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
Red Internacional CADTM: un nuevo manifiesto político
por Denise Comanne
13 de diciembre de 2008

A pesar de las crecientes dificultades en la obtención de los visados, la reunión mundial del CADTM, que se llevó a cabo los días 1 y 2 de diciembre en Lieja (Bélgica), tuvo una amplia representación y fue un gran éxito. Participaron en este encuentro, fundamental en la vida de la red internacional del CADTM, medio centenar de delegados y observadores provenientes de 21 países. Llegaron de Asia (India, Pakistán, Japón), de Oriente Próximo (Siria), del Maghreb (Túnez, Marruecos y Mauritania), de Latinoamérica y el Caribe (Argentina, Colombia, Uruguay, Ecuador y Haití), del África subsahariana (Benín, Malí, Níger, República Democrática del Congo, Togo, y República Sudafricana) y de Europa (Suiza, Francia y Bélgica). [1]

Las reuniones se realizaron en condiciones excelentes: una sala muy buena, con cabinas para la traducción simultánea, un equipo de intérpretes voluntarios que garantizó en forma brillante dicha traducción en tres idiomas, una amplia documentación que se entregó previamente a los participantes. Todo ello contribuyó a favorecer un ambiente agradable y creativo.

La adhesión de 4 nuevas organizaciones a la red fue ratificada en la asamblea. Se trata de Attac Argentina, Attac Japón, Attac Togo, y el RCP de Mauritania.

Temas para todas y todos, y talleres por continentes

Los temas abordados permitieron discernir las relaciones entre la deuda, piedra angular de nuestra acción, y diferentes conceptos fundamentales, tales como el género, el cambio climático, la soberanía alimentaria, las migraciones y las alternativas. Esta metodología permitió analizar una vez más el abanico de problemas y la amplitud de los daños producidos por el endeudamiento. Realmente, era muy importante hacer esta revisión puesto que los gobiernos de los países endeudados no aprovecharon la oportunidad histórica de romper la espiral infernal de la deuda, que les brindó el alza de los precios de los productos primarios —hasta el primer semestre de 2008—, y el aumento consecutivo de sus reservas de cambio. Esta enorme crisis que sacude a la humanidad entera ha dado vuelta la tortilla, y lo que se avecina es una nueva crisis de la deuda.

Se dedicó una tarde y una mañana a la reunión de delegados por continente, con el objetivo de reunir un máximo de información sobre el funcionamiento de unos y otros, así como para formular de la forma más precisa posible una estrategia para cada región. Una estrategia que debería desembocar en un refuerzo a corto plazo del conjunto de la red internacional. Un cuestionario guió las reflexiones paralelas de los participantes: ¿Cuáles son las fuerzas y las debilidades de la red en el continente? ¿Cómo se puede mejorar la comunicación en el seno de la red? ¿Cómo reforzar la publicación en el Sur? ¿Cuáles son las prioridades para su continente? ¿Cuál es el balance del trabajo de la auditoría? ¿Cómo enfocar la relación con los gobiernos? ¿Cómo colaborar con otras redes y campañas? ¿Qué papel se debe desempeñar en el proceso de los Foros Sociales?

Este tipo de discusiones fueron muy concretas y la realización en común de los resúmenes escritos permitirá, desde ahora, visualizar las sinergias que se deben impulsar entre los diferentes continentes. Por ejemplo, en el marco de los avances realizados en lo que concierne a la auditoría de la deuda, una prioridad de los miembros del CADTM en Europa será ayudar al máximo a las auditorías realizadas en los países del Sur, llevando a cabo investigaciones en los países del Norte que aporten datos importantes, en particular de los elementos de los contratos que permitan establecer la ilegitimidad de una parte importante de las deudas.

El manifiesto político

La red internacional CADTM elaboró un nuevo manifiesto político. El preámbulo del Manifiesto explicita esta necesidad: «En 1989, se lanzó en París “el llamamiento de la Bastilla”, en el que se convocaba a todas las fuerzas populares del mundo a unirse para exigir la anulación inmediata e incondicional de la deuda de los países llamados “en desarrollo” [...] En respuesta a este llamamiento, y para luchar contra la degradación general de las condiciones de vida de la mayoría de los pueblos, se creó el CADTM en 1990. Actualmente, el CADTM Internacional es una red constituida por unas treinta organizaciones activas en más de 25 países repartidos en 4 continentes. Su trabajo principal, centrado en el problema de la deuda, consiste en llevar a cabo acciones y en elaborar alternativas radicales que alienten el surgimiento de un mundo basado en la soberanía, la solidaridad y la cooperación entre los pueblos; en el respeto a la naturaleza; en la igualdad, la justicia social y la paz.

Después de la creación del CADTM, el escenario internacional ha cambiado. [...] En términos generales, en el ámbito internacional actúan dos tendencias opuestas. Por una parte, continúa y se profundiza la ofensiva capitalista neoliberal, dirigida principalmente desde el G7, el FMI, el BM y la OMC, instituciones que están al servicio de las transnacionales y del capital financiero internacional. Por otra parte, desde finales de los años noventa, está en desarrollo una contratendencia, que se manifiesta en las imponentes movilizaciones populares contra la ofensiva neoliberal, en el crecimiento del movimiento ciudadano internacional que lucha por “otros mundos posibles”, en la elección de presidentes que promueven una ruptura con el neoliberalismo, en iniciativas en materia de auditorías de la deuda y de la suspensión del pago de la deuda pública externa, en el comienzo de la recuperación del control público sobre los sectores estratégicos y sobre los recursos naturales, en el fracaso de proyectos neoliberales tales como el ALCA, en la resistencia al imperialismo como en Irak, Palestina o Afganistán.»

Fueron necesarios largos debates para afinar una versión que fue enmendada y aprobada por los delegados presentes. Sin embargo, esta versión todavía no es definitiva. Los delegados, de vuelta a sus países, tendrán que debatir en sus organizaciones para poder realizar las últimas enmiendas. Éstas deberán llegar al secretariado internacional a comienzos del mes de enero para posibilitar la preparación del texto, que se someterá a la aprobación definitiva en una reunión internacional del CADTM con ocasión del Foro Social Mundial de Belem (Brasil), a finales de enero de 2009.

Ahora os presentamos el punto 2 de este documento, con la aclaración de que, aunque todavía puede ser modificado, refleja, de todos modos, lo que será el texto final:

«El objetivo principal del CADTM es la anulación inmediata e incondicional de la deuda pública del Tercer Mundo y el abandono de las políticas de ajuste estructural. Para alcanzar este objetivo, el CADTM Internacional promueve la realización de las acciones siguientes:

• Puesta en marcha de auditorías de la deuda, con participación ciudadana, que tengan por objetivo el repudio de todas las deudas odiosas e ilegítimas.

• Decisiones unilaterales y soberanas de los gobiernos declarando la nulidad de la deuda pública y suspendiendo su reembolso.

• Ruptura de los acuerdos con el FMI y el Banco Mundial.

• Constitución de un frente único de países para no pagar la deuda.

• Reconocimiento de la doctrina de la deuda odiosa en el derecho internacional.

• Rechazo de toda forma de condicionalidades impuestas por los prestamistas.

• Retrocesión a la ciudadanía de los países del Sur de los haberes desviados por sus dirigentes corrompidos, con la complicidad de las instituciones bancarias y los gobiernos.

• Pago sin condiciones por parte de las potencias del Norte de las reparaciones en concepto de la deuda histórica, social y ecológica acumulada contraída con los pueblos del Sur.

• Demandar ante la justicia a las instituciones financieras internacionales.

• Garantía de los derechos de movilización.

• En el caso de nacionalización de bancos privados en quiebra, recuperación del coste de la operación mediante el patrimonio de los grandes accionistas y de los administradores.

• Sustitución del Banco Mundial, del FMI y de la OMC por instituciones democráticas, que tengan como prioridad la satisfacción de los derechos humanos fundamentales en los ámbitos de la financiación del desarrollo, del crédito y del comercio internacional.

• Denuncia de todos los acuerdos (económicos, políticos, militares, etc.) que hipotequen la soberanía de los pueblos y que perpetúen los mecanismos de dependencia.»

Un reglamento de funcionamiento

Al aumentar en forma considerable el número de organizaciones miembro de la red se ve también la necesidad de revisar los principios generales de la organización. La red internacional CADTM, aunque parezca a algunos una alegre pandilla de colegas —por cierto también es eso—, es una organización responsable. Y esto significa que más allá de los principios políticos fundamentales, es importante trabajar conjuntamente de manera eficaz.

Por lo tanto, nos hemos volcado sobre un texto que sea el complemento organizativo del manifiesto político. También sobre este tema , las discusiones fueron más largas de lo previsto.

Debemos destacar en este texto las referencias múltiples a la horizontalidad de la red: que «la asamblea mundial de la red es la instancia donde se determinan las grandes orientaciones de la red»; que el secretariado internacional, asegurado por ahora por el CADTM Bélgica, pueda ser asumido por otra organización miembro para garantizar la rotación; que «cada una de las organizaciones miembro es autónoma y tiene toda la libertad para determinar su programa de acción, en tanto que éste no entre en contradicción con el manifiesto político»; que «la red internacional pone el acento sobre el refuerzo del trabajo regional»...

Al finalizar la discusión sobre estos documentos, se pensó en fusionarlos pero una intervención nos permitió ver claramente la ventaja de mantenerlos separados: el documento político debe circular fuera de la organización y pretende tener una envergadura política que no debe ser reducida de alguna manera por ciertos elementos puntuales, efímeros, del texto sobre el «funcionamiento» (por ejemplo, el número de talleres regionales —actualmente 6— puede variar de una asamblea a la siguiente).

Las obligaciones y responsabilidades de las organizaciones miembro también se han definido: acuerdo sobre el manifiesto político, democracia y transparencia en la toma de decisiones, práctica de la igualdad entre mujeres y hombres (objetivo de paridad en el seno de la organización y en la sociedad), participación de las experiencias con el conjunto de la red, etc.

Una agenda muy apretada

Siempre es muy útil aprovechar una reunión como ésta para enunciar los encuentros donde los miembros se verán de nuevo y trabajarán juntos, así como las citas específicas de los talleres regionales.

Finalizada esta asamblea mundial de la red, los participantes se enfrascaron en la participación activa del seminario sobre el Derecho y la Deuda, referente a los derechos humanos, y luego, unos días más tarde, en una formación residencial del Observatorio Internacional de la Deuda (OID).


Traducido por Griselda Pinero y Raul Quiroz

Notas :

[1Las autoridades belgas impidieron la participación de los delegados y delegadas de Costa de Marfil, de Guinea Conakry, de Congo Brazzaville así como la de una delegada ecuatoriana, al no concederles el visado correspondiente. Debemos señalar también que la organización KAU de Indonesia envió un observador que desgraciadamente no pudo llegar a tiempo para la reunión de la red, pero pudo asistir al resto del programa del CADTM: el 7ª seminario internacional sobre el derecho y la deuda y a la formación del OID.

Denise Comanne

Féministe engagée dans les luttes locales et internationales contre le capitalisme, le racisme et le patriarcat, Denise Comanne avait créé le CADTM aux côtés d’Éric Toussaint et d’autres militant-e-s.
Révolutionnaire infatigable, Denise aura milité jusqu’au bout dans les mouvements sociaux.
Elle est décédée le 28 mai 2010, brutalement, peu après avoir participé activement à un Forum sur le cinquantenaire de l’indépendance de la RD Congo.