printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
La teoría del ciclo económico de la Escuela Austriaca
por Michael Roberts
17 de agosto de 2021

La escuela austriaca no pertenece a la corriente dominante de la teoría económica. Los austriacos parten de micro-supuestos. Esta no es la visión neoclásica de unos agentes humanos racionales, plenamente informados, que maximizan su utilidad y ganancias. Por el contrario, las acciones humanas son especulativas y no hay garantía de éxito en la inversión. Según Karl Menger, fundador de esta escuela de pensamiento, cuanto más lejos en el tiempo estén los resultados de cualquier inversión, más difícil será tener certeza del éxito. Por tanto, es más fácil estimar los rendimientos de la inversión para los bienes de consumo inmediato que para los necesarios para los bienes de capital. Ahorrar en lugar de consumir es una decisión especulativa para obtener beneficios adicionales en el futuro.

Los austriacos estiman que el coste del ahorro puede medirse mediante la ’tasa de interés de mercado’, que fija el precio del tiempo necesario para obtener la producción futura con los ahorros realizados. Los ’ciclos económicos’, como los austriacos llaman a los auges y las recesiones de la producción capitalista, son causados ​​principalmente por la expansión periódica del crédito y la contracción de los bancos centrales. Los ciclos económicos no serían una característica de una economía de “libre mercado”. Si los capitalistas fueran libres de hacer sus propios pronósticos y asignar su inversión basándose en los precios del mercado, en lugar de hacerlo los burócratas, no habría ciclos económicos. Los ciclos se deben a la manipulación del crédito por parte de las instituciones estatales. Esto difiere de la escuela neoclásica / monetarista, que ve las recesiones como interrupciones menores del crecimiento causadas por defectos de información del mercado o los mercados, no como caídas causadas por auges crediticios artificiales.

La fase de auge en el ciclo económico austriaco tiene lugar porque el banco central proporciona más dinero del que el público desea mantener al tipo de interés actual y, por lo tanto, este último comienza a caer. Los fondos prestables superan la demanda y comienzan a utilizarse en áreas no productivas, como en el caso del auge de 2002-2007 del mercado de la vivienda. Estos errores durante el auge sólo los revela el mercado cuando entra en declive.

La Gran Recesión fue producto de la excesiva creación de dinero y de tasas de interés artificialmente bajas provocadas por los bancos centrales, que en esa ocasión se dedicaron a la vivienda. La recesión fue necesaria para corregir los errores y las malas inversiones provocadas por la interferencia en las tasas de interés del mercado. La recesión es la economía que intenta desprenderse de capital y trabajo donde ya no es rentable. Ni el gasto público, cualquiera que sea su volumen, ni las interferencias evitarán esa corrección.

Para la teoría austriaca del ciclo económico (ABCT) es crucial la noción de una ’tasa de interés natural’, es decir, cuánto costaría pedir prestado si no fuera por la interferencia del gobierno. En los ’mercados libres’, la oferta y la demanda de fondos para invertir establecerán una tasa de interés que alinee la inversión y el ahorro, siempre que los mercados de fondos sean totalmente competitivos y todos tengan un conocimiento claro de todas las transacciones. 

Es evidente que estas suposiciones no son realistas. Incluso si el supuesto de competencia perfecta fuera realista, no hay razón para pensar que existe una tasa de interés dado para una economía. Más bien hay un tipo para casas, otro para automóviles, otro para la construcción de hotel, etc. Este punto incluso fue aceptado por el gurú de la escuela austriaca, Fredrick Hayek, quien reconoció que no existe una ’tasa natural’ de interés.

Pero sin una tasa de interés natural, no se puede afirmar que el gobierno está imponiendo tasas demasiado bajas y, por lo tanto, la teoría se desmorona. Sí, el banco central controla un componente de la tasa de interés que ayuda a determinar el margen al que los bancos pueden prestar, pero el banco central no determina las tasas a las que los bancos prestan créditos a los clientes. Simplemente influye en la difusión de los créditos. Apuntar al supuesto ’control’ de la Fed sobre las tasas de interés malinterpreta cómo los bancos realmente crean dinero e influyen en la producción económica.

El fallo principal de la visión austriaca del banco central ha sido más obvia desde que comenzó la flexibilización cuantitativa en 2008. Los economistas de la escuela austriaca dijeron en ese momento que el aumento de las reservas en el sistema bancario era el equivalente a la ’impresión de dinero’ y que esto “devaluaría el dólar”, colapsaría los bonos del Tesoro y provocaría hiperinflación. Nada de eso sucedió. 

Marx negó el concepto de una tasa de interés natural. Para él, el rendimiento del capital, ya sea como intereses devengados por prestar dinero, o como dividendos de la tenencia de acciones, o como rentas de una propiedad, provenían de la plusvalía apropiada del trabajo de la clase trabajadora y de los sectores productivos del capital. Los intereses eran solo una parte de esa plusvalía. La tasa de interés fluctuaría así entre cero y la tasa promedio de ganancia de la producción capitalista en una economía. En tiempos de bonanza, se movería hacia la tasa media de ganancia y en recesiones descendería hasta cero. Pero el motor decisivo de la inversión sería la rentabilidad, no la tasa de interés. Si la rentabilidad fuese baja, los tenedores de dinero acumularían cada vez más dinero o especularían con activos financieros en lugar de invertir en activos productivos. 

Lo que importa no es si la tasa de interés del mercado está por encima o por debajo de alguna tasa ’natural’, sino si es tan alta que exprime cualquier beneficio para la inversión en activos productivos. En realidad, el principal exponente de la ’tasa de interés natural’, Knut Wicksell admitió este punto. Según Wicksell, la tasa natural “ nunca es alta o baja en sí misma, sino solo en relación con las ganancias que la gente puede obtener con el dinero en sus manos, y esto, por supuesto, varía. En los buenos tiempos, cuando el comercio es dinámico, la tasa de ganancia es alta y, lo que es de gran importancia, generalmente se espera que siga siendo alta; en períodos de depresión es baja y se espera que permanezca baja".

Los principales defensores de la escuela austriaca generalmente evitan considerar la evidencia empírica en relación con su teoría. Para ellos, la lógica es suficiente. Pero un lector de mi blog me envió recientemente un paquete de estudios empíricos que pretenden demostrar que la teoría del ciclo económico de la escuela austriaca es correcta: es decir, que cuando la tasa de interés del mercado desciende por debajo de la ’tasa natural’, habrá una expansión excesiva del crédito, que eventualmente conducirá a un colapso y una crisis.

En uno de estos estudios, el economista austríaco James Keeler hace una aproximación al mercado y a las tasas de interés ’naturales’ mediante el uso de tasas de interés a corto y largo plazo en las curvas de rendimiento. La tasa de interés natural es representada por el rendimiento del bono a largo plazo, y si la tasa a corto plazo permanece muy por debajo de la tasa a largo plazo, el crédito se expandirá hasta el punto en que haya una crisis. Eso sucede cuando el tipo de interés a corto plazo se dispara y supera al largo o viceversa, es decir, hay una curva de rendimiento inversa. Esto es lo que muestra su estudio empírico. De hecho, JP Morgan calcula sobre esta base que la probabilidad actual de una recesión en la economía estadounidense dentro de un año es de alrededor del 40-60%.

Pero si bien puede ser que una curva de rendimiento invertida se correlacione con las recesiones, todo lo que realmente muestra es que los inversores ’temen’ a la recesión y actúan en consecuencia. La pregunta es por qué, en cierto punto, los inversores temen una recesión y comienzan a comprar bonos a largo plazo que reducen el rendimiento por debajo de la tasa a corto plazo. Además, cuando miras los bonos corporativos en el sector capitalista, no hay una curva invertida. Los bonos corporativos a más largo plazo generalmente tienen un rendimiento mucho más alto que los bonos a corto plazo.

Otro estudio austriaco de Ismans & Mougeot (2009) examinó cuatro países, Francia, Alemania, Gran Bretaña y EEUU entre 1980 y 2006. Encontró que “los máximos de la relación entre los gastos de consumo y los gastos de inversión a menudo se alcanzan durante los trimestres de recesión o durante los trimestres inmediatamente posteriores a la recesión. Esta observación corrobora la hipótesis austriaca de que la liquidación de sobreinversión marca la crisis«. Pero, nuevamente, el estudio se basa en las tasas de interés a corto y largo plazo y sostiene que “las inversiones de diferencial de plazo marcan los puntos de inflexión de la actividad económica agregada. Cuando el término diferencial disminuye, la estructura de producción se vuelve menos indirecta a medida que los empresarios reasignan recursos de los bienes de producción a los bienes de consumo». En otras palabras, cuando los tipos de interés a corto plazo suben o los tipos a largo plazo bajan, los inversores dejan de invertir en bienes de capital y la inversión empresarial cae mientras el consumo aumenta o se mantiene igual. Nuevamente, ¿por qué la curva de rendimiento comienza a invertirse? ¿Cuál es la dirección causal? ¿Es la caída de la inversión en bienes y servicios productivos lo que reduce los rendimientos a largo plazo o viceversa?

Carilli & Dempster intentan responder a esta pregunta en otro estudio mediante la realización de una prueba de causalidad de Granger en dos índices elegidos de la ’tasa de interés natural’: 1) la tasa de crecimiento real del PIB 2) la relación ahorro-consumo personal. Pero encuentran que existe una marcada falta de correlación entre las tasas de interés y la actividad económica. 

De hecho, hay poca evidencia de que la tasa de interés sea la fuerza impulsora de la inversión capitalista y la señal de precios que los capitalistas buscan para tomar decisiones de inversión. Un estudio reciente del Dartmouth College encontró que:

En primer lugar, las ganancias y la rentabilidad de las acciones tienen un fuerte poder de predicción del crecimiento de la inversión y persisten muchos trimestres en el futuro. En segundo lugar, las tasas de interés y el diferencial predeterminado (nuestras aproximaciones para las tasas de descuento) están, en el mejor de los casos, correlacionados débilmente con la inversión actual y futura. En resumen, los cambios en la rentabilidad y los precios de las acciones parecen ser mucho más importantes para la inversión que los cambios en las tasas de interés y la volatilidad".

De manera similar, la Fed de EEUU concluyó en su propio estudio que:“Un principio fundamental de la teoría de la inversión y la teoría tradicional de la transmisión de la política monetaria es que los gastos de inversión de las empresas se ven afectados negativamente por las tasas de interés. Sin embargo, una gran cantidad de investigación empírica ofrece evidencia mixta, en el mejor de los casos, de un efecto sustancial de la tasa de interés en la inversión ..., encontramos que la mayoría de las empresas afirman ser bastante insensibles a las disminuciones de las tasas de interés y solo un poco más sensibles a las subidas."

Algunos economistas de la escuela austriaca han tratado de evaluar cuándo podría ser el punto de inflexión hacia la recesión midiendo la divergencia entre el crecimiento del crédito y el crecimiento del PIB (véase Borio y White, Precios de los activos, estabilidad financiera y monetaria, BPI 2002). Aparentemente, hay un punto en el que el crédito pierde su tracción sobre el crecimiento económico y los precios de los activos y luego el crecimiento colapsa. ¿Pero por qué? Los austriacos no pueden responder a esto porque ignoran el defecto fundamental en el proceso capitalista identificado por Marx en su ley de rentabilidad.

Lo que impulsa a las economías capitalistas y la acumulación de capital son los cambios en las ganancias y la rentabilidad. El crecimiento económico en una economía capitalista no está impulsado por el consumo, como afirman los austriacos, sino por la inversión empresarial. Ese es el factor de oscilación que causa auges y recesiones en las economías capitalistas. Y la inversión empresarial está impulsada principalmente por una cosa: las ganancias o la rentabilidad, no las tasas de interés, no la ’confianza’ y tampoco la demanda de los consumidores. Es cuando la tasa de ganancia comienza a caer; y luego, de forma más inmediata, cuando la masa de beneficios disminuye. Entonces, la enorme expansión del crédito diseñada para mantener la rentabilidad ya no cumple su objetivo.

Fuente: Sin Permiso


Michael Roberts

es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajador 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.