printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
La red CADTM África
Anulacíon de la deuda pública de los países africanos para que puedan hacer frente a la pandemia del coronavirus
Comunicado de prensa
por CADTM África
13 de abril de 2020

Para hacer frente a las necesidades financieras imprescindibles con destino a la lucha urgente contra la pandemia del coronavirus, los movimientos sociales de América Latina, de África Austral y África del Norte, y de Europa lanzaron varios llamamientos en pro de la anulación de la deuda pública. Los responsables oficiales en África (los ministros de finanzas africanos, representantes de la CEMAX, así como los presidentes de Senegal y de Níger) también llamaron a que se concretara una moratoria de la deuda de sus países. Pero, con su hipocresía habitual, el grupo del Banco Mundial y del FMI también expresaron esos mismos sentimientos.

En nuestro continente, la catástrofe sanitaria se añada a los focos de inseguridad y a la precariedad. El temor más extendido es si las estructuras de la salud pública de la región tienen la capacidad necesaria para hacer frente a una gran propagación de la pandemia. La privatización a ultranza de los servicios esenciales, incluidos los de la salud pública, impidió a los países africanos respetar la ratio médicos/población, matronas/población, enfermeros/as/población, arrastrando a la degradación el plantel técnico de las estructuras sanitarias, el no respeto de la distancia reglamentaria entre la población y las estructuras de sanidad.

La situación sanitaria en África está caracterizada por varios factores limitantes, especialmente la débil cobertura sanitaria y la desigualdad de la repartición sobre la extensión del territorio; la insuficiencia de infraestructuras y equipamientos; un personal sanitario insuficiente y mal calificado para ofrecer servicios de calidad; el coste elevado de los servicios en relación al ingreso medio de las poblaciones.
Esta situación tiene como consecuencia un acceso difícil de la gente, particularmente mujeres y niños, a los servicios de salud.

Las dificultades de la lucha contra la propagación de la pandemia actual del coronavirus Covid-19 acentúan la debilidad de varios países africanos, ya precarizados por la carga de la deuda pública y de las políticas de austeridad. La deuda exterior pública de los países africanos se duplicó con creces entre 2010 y 2018, pasando de 160.000 millones de dólares USD a 365.500 millones de dólares USD. Este endeudamiento fue impuesto por las instituciones financieras internacionales (BM y FMI) con la complicidad de las clases dominantes de nuestros países.

La lucha contra la pandemia del Covid-19 crea una necesidad urgente de ayudar a los países pobres que están particularmente afectados por la pandemia. Por lo tanto, anular el conjunto de las deudas externas de los países africanos permitiría que pudieran dar prioridad a los gastos sanitarios, así como a otras necesidades inmediatas en este entorno económico, caracterizado por los fuertes descensos de los ingresos, de las pérdidas de las recaudaciones y de un aumento de los gastos.

A raíz de esta situación, el CADTM África afirma que la vía segura para iniciar un modelo económico y social autocentrado y basado en la satisfacción de las necesidades de las poblaciones de los países del Sur pasa indispensablemente por la anulación de las deudas públicas. Una auditoría ciudadana también es necesaria para identificar las partes ilegítimas, odiosas, e ilegales y exigir su repudio. En la tormenta de la crisis del coronavirus, las poblaciones deben movilizarse para imponer sus gobiernos decretar una decisión unilateral de suspensión de pagos de la deuda. Y para apoyar este acto soberano, pueden recurrir a varios argumentos entre ellos: el estado de necesidad. El cambio fundamental de circunstancias o la fuerza mayor.

El CADTM África también reivindica:

  • La suspensión del pago de los préstamos bancarios a las familias y de los microcréditos hasta la desaparición definitiva del coronavirus.
  • Reemplazar las instituciones de microcréditos por cooperativas autogestionadas por las poblaciones locales y por un servicio público de crédito, que conceda préstamos a tipo de interés cero o muy bajo.
  • Acabar con la privatización de los servicios públicos y de la promoción de las asociaciones público-privadas cuyo objetivo final es el de movilizar el dinero de las instituciones públicas para llevárselo al sector privado.
  • Imponer un impuesto progresivo a las grandes fortunas.
  • Salir de las instituciones internacionales y de otros grupos informales que por naturaleza alimentan las asimetrías Norte/Sur, entre éstas, el FMI, el Banco Mundial, la OMC, el Club de París, el G7 e incluso el G20.
  • Financiar a los países del Sur, por fuera de la Ayuda Oficial al Desarrollo, por préstamos con tipos de interés cero, reembolsables totalmente o en parte por la divisa elegida por el deudor.
  • Expropiar los bienes «mal adquiridos» por los gobiernos y las clases dominantes del Sur y retornarlos a las poblaciones correspondientes y bajo su control.
  • Acabar con la Ayuda Oficial al Desarrollo en su modalidad actual, ya que es esencialmente un instrumento de dominación a beneficio casi exclusivamente de las clases dominantes en los países del Norte, y reemplazarla por una «contribución de reparación y de solidaridad» incondicional.
  • Afirmar el derecho a reparaciones y/o compensaciones a los pueblos víctimas del saqueo colonial y de la espoliación por el mecanismo de la deuda.
  • Sancionar fuertemente las empresas multinacionales culpables de cualquier forma de corrupción, de destrucción del medio ambiente y del ultraje a los derechos humanos.
  • Nacionalizar los bancos privados para eliminar el blanqueo de dinero, la evasión fiscal, la fuga de capitales, y la expoliación de los pueblos.

CADTM África

SECRETARIAT RESEAU CADTM AFRIQUE, CAD-Mali Djélibougou Rue : 326 Porte : 26 - BP. 2521 Bamako - Mali - Tél./Fax : 20 24 01 34 / E-mail : secretariatcadtmafrique chez gmail.com