La crisis en el Líbano no puede servir como pretexto al FMI para imponer medidas de austeridad

3 de diciembre de 2021 por Anaïs Carton


El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, Olivier de Schutter, acaba de completar una misión de 12 días al Líbano [1]. Ha presentado un informe abrumador sobre la situación. El país acumula varias crisis, cuyos efectos se suman para la población, que sigue creciendo con la llegada de un millón y medio de refugiados sirios en la última década. Con la dramática caída del valor de la libra libanesa, que ha perdido alrededor del 90% de su valor (lo que daña gravemente el poder adquisitivo de la población libanesa), la difícil situación sanitaria relacionada con la gestión de la pandemia de Covid-19 (que llevó al cierre de muchas empresas) y la doble explosión del puerto de Beirut el 4 de agosto de 2020, la situación es dramática.

La destrucción de la moneda nacional por las autoridades, el estancamiento político y el fortalecimiento de las desigualdades de larga data han sumido al país en una de las peores crisis económicas y financieras del mundo desde mediados del siglo XIX, según el Banco Mundial Banco mundial Creado en 1944 en Bretton Woods en el marco del nuevo sistema monetario internacional, el Banco posee un capital aportado por los países miembros (189 miembros el año 2017) a los cuales da préstamos en el mercado internacional de capitales. El Banco financia proyectos sectoriales, públicos o privados, con destino a los países del Tercer Mundo y a los países antes llamados socialistas. Se compone de las siguientes tres filiales.

Mas...
. Por lo tanto, está claro que la ayuda internacional es esencial, tanto en términos de ayuda humanitaria de emergencia como para la reconstrucción a medio y largo plazo.

Un gobierno incapaz de dar respuestas

Ante esto, los sucesivos gobiernos son incapaces de funcionar adecuadamente debido a las repetidas crisis que atraviesa el país, a la corrupción de las élites políticas y al control de la economía por parte de los bancos. En efecto, el Líbano no solo se está convirtiendo en una ’república de las ONG’ [2], sino también en un estado de rentistas, colonizado por ciertos intereses económicos, que utilizan las estructuras estatales para fortalecer su posición dominante en la economía. Según el relator de la ONU, el 43 % de los activos bancarios están controlados por personas que tienen vínculos con élites políticas [3]. A día de hoy, los bancos juntos poseen casi el 80% de la deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
pública del Líbano, que representaba el 170% del PIB Producto interno bruto
PIB
El PIB es un índice de la riqueza total producida en un territorio dado, estimada sobre la base de la suma de los valores añadidos.
del país a principios de 2019. Otros tantos obstáculos en el sistema político para la adopción de reformas. A falta de respuestas internacionales en forma de donaciones, el gobierno debe recurrir a préstamos del FMI FMI
Fondo monetario internacional
El FMI nace, el mismo día que la Banca mundial, con la firma de los acuerdos de Bretton Woods. En su origen el rol del FMI era defender el nuevo sistema de cambios fijos instaurado.

A la finalisación de estos acuerdos (1971), el FMI es mantenido y se transforma paulatinamente en el gendarme y el bombero del capitalismo mundialisado : gendarme cuando impone los programas de ajuste estructural ; bombero cuando interviene financiaramente para sostener los países tocados por una crisis financiera.

Su modo de decisión es el mismo que el del Banco mundial y se basa sobre una repartición del derecho de voto en proporción a los aportes de cotisación de los países miembros. Estatutariamente es necesario el 85% de los votos para modificar la Carta del FMI (los EE.UU. poseen una minoria de bloqueo dado a que posees el 16,75 % de voces). Cinco países dominan : Los EE.UU. (16,75 %), el Japon ( 6,23 %), la Alemania (5,81%), Francia (4,29 %), y Gran Bretaña (4,29%). Los otros 177 Estados miembros estan divididos en grupos dirigidos, cada vez, por un país. El grupo más importante (6,57%) esta dirigido por Belgica. El grupo menos importante (1,55% de voces) precidido por el Gabon (países africanos).

Su capital está compuesto del aporte en divisas fuertes (y en monedas locales) de los países miembros. En función de este aporte, cada miembro se ve favorecido con Derechos Especiales de Giro (DEG) que son de hecho activos monetarios intercambiables libre e inmediatamente contra divisas de un tercer país. El uso de estos DEG corresponde a una política llamada de estabilización a corto plazo de la economía, destinada a reducir el déficit presupuestario de los países y a limitar el crecimiento de la masa monetaria. Esta estabilización constituye frecuentemente la primera fase de intervención del FMI en los países endeudados. Pero el FMI considera que en adelante es tarea suya (tras el primer choque petrolero de 1974-1975) actuar sobre la base productiva de las economías del Tercer Mundo reestructurando sus sectores internos; se trata de una política de ajuste a más largo plazo de la economía. Lo mismo sucede con los países llamados en transición hacia una economía de mercado. (Norel y Saint-Alary, 1992, p. 83).

Sitio web :
que mantienen al país bajo el control de las instituciones financieras internacionales y sus exigencias.

Una ’ayuda’ internacional anunciada desde abril de 2020

Ya en abril de 2020, el FMI estaba ofreciendo un préstamo de 10.000 millones de dólares al gobierno. Esta oferta de entrega de liquidez iba acompañada de ’recomendaciones’ [4] destinadas a lanzar reformas integrales para restaurar las finanzas públicas, reestructurar la deuda pública, reestructurar el sistema bancario, ampliar el sistema de protección social, reformar las empresas públicas y mejorar la gestión. El FMI era muy poco claro en las directrices sobre la ’reforma del sector eléctrico’ y reformas fiscales.

En agosto de 2020, Kristalina Georgieva, Directora del FMI, dio a conocer cuatro componentes sine qua non para llegar a un acuerdo: restaurar la solvencia de las finanzas públicas y el sistema financiero, establecer salvaguardias temporales para evitar salidas de capital prolongadas, la necesidad de tomar medidas rápidas para reducir las pérdidas prolongadas de muchas empresas públicas y, finalmente, la obligación de ampliar una red de seguridad social a fin de proteger a los grupos más vulnerables de la población libanesa [5]. En marzo de 2021, un portavoz del Fondo Monetario Internacional dijo que los donantes extranjeros no ayudarán a Beirut sin la formación de un gobierno que había dimitido precisamente en ese momento [6]. Finalmente, en noviembre de 2021, el Líbano reanudó las negociaciones con el FMI con la condición de presentar un plan de recuperación financiera creíble, basado en las pérdidas sufridas por el sistema bancario, para que estas pérdidas fueran sufragadas por los accionistas de los bancos y los mayores depositantes.

¿A qué conducirán en última instancia las negociaciones para la ’ayuda’ del FMI? Tal vez a permitir al país sacar la cabeza del agua por un corto tiempo. Seguramente a correr el riesgo de incluir reducciones en el gasto público y un aumento del IVA, lo que podría amplificar los costos sociales y obligar a la población a soportar el peso de las reformas [7]. Recordemos que cualquier acuerdo de ’ayuda’ con el FMI constituye un acuerdo de préstamo que no hace sino añadirse al endeudamiento y posponer el problema.

La concesión de DEG: una solución que no lo es y que subyace a un sistema desigual

Desde septiembre de 2021, tras la formación del nuevo gobierno, un grupo de acreedores poseedores de eurobonos (valores de deuda pública en monedas extranjeras) han estado pidiendo la reestructuración de la deuda e instando al gobierno a ’diseñar e implementar un programa de reformas económicas, presupuestarias y estructurales en interés Interés Cantidad pagada como remuneración de una inversión o percibida por un prestamista. El interés se calcula sobre la base de la cantidad de capital invertido o prestado, de la duración de la operación y del último tipo aplicado en ese momento. de todas las partes interesadas, especialmente el sufrido pueblo libanés’ [8].

Además, parte de los derechos especiales de giro (DEG) fueron entregados en septiembre por el FMI (607,2 millones de DEG, o alrededor de 850 millones de dólares) [9]. Pero el recurso a los DEG plantea el problema de la distribución de la asignación de los 650.000 millones de dólares. En efecto, los DEG se distribuyen a los países en proporción a sus cuotas en el FMI. Como resultado, de los 190 estados miembros del FMI, los 135 países en desarrollo compartirán 275.000 millones de dólares, es decir, poco más del 40% de la asignación, mientras que los 55 países más ricos se beneficiarán de unos 375.000 millones de dólares. Recurrir a esta asignación es fortalecer la posición central de una institución en constante fracaso desde su creación, tanto por su funcionamiento antidemocrático como por su mortífera ideología neoliberal.

¿La ’guerra del pan’ empujará a las y los libaneses a seguir ocupando la calle?

En la actualidad, por supuesto, es esencial, como señala el relator, que el Líbano presente un plan de recuperación financiera creíble, basado en el ’rescate’ de las pérdidas sufridas por el sistema bancario, de forma que estas pérdidas sean sufragadas por los accionistas de los bancos y por los principales depositantes. También es necesario que una mayor proporción de los ingresos públicos del Estado provenga de impuestos directos sobre el patrimonio y las empresas, y que la proporción de los impuestos indirectos, como el IVA, se reduzca proporcionalmente. Es necesario un sistema tributario mucho más progresivo.

En efecto, las dificultades económicas encontradas por el país después de la imposición de nuevos impuestos en octubre de 2019 y que han continuado desde entonces reforzaron las protestas sociales de las que surgieron ciertas demandas, incluida, en particular, el cese de la privatización de las empresas estatales y la caída del sistema bancario actual. ¿La duplicación del precio de la gasolina en 48 horas, así como del precio del pan, empujado por la brutal depreciación Depreciación En un régimen de tazas de cambios flotantes, una depreciación consiste en una disminución del valor de la moneda nacional en relación a otras monedas debida a una contracción de la demanda por los mercados de esta moneda nacional de la libra libanesa, empujará a las y los libaneses a seguir ocupando las calles?

La amplitud de las movilizaciones actuales debería, en cualquier caso, alertar sobre el estado de necesidad actual de suspender cualquier pago de la deuda, a cualquier tipo de acreedor. Esto permitiría establecer una auditoría ciudadana de la deuda (en lugar de una auditoría de las cuentas del BDL confiada a grandes empresas de recuperación), para controlar los capitales y avanzar hacia una nueva regulación bancaria pública bajo control ciudadano.




Traducción: Alberto Nadal

Anaïs Carton

Permanente au CADTM Belgique

Otros artículos en español de Anaïs Carton (5)

Traduccion(es)

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

8 rue Jonfosse
4000 - Liège- Belgique

00324 60 97 96 80
info@cadtm.org

cadtm.org