Brasil: Políticas de austeridad, con o sin el FMI

30 de mayo de 2005 por Frédéric Lévêque


Desde la victoria electoral de Lula, en octubre de 2002, no ha hecho falta esperar mucho tiempo para descubrir qué tipo de política se disponía a desarrollar su gobierno Cuando la era Cardoso (1995-2003) llegaba a su fin, inmersa en una grave crisis económica, y alimentada en especial por el temor de los mercados financieros a la llegada de Lula al poder, el Fondo Monetario Internacional FMI
Fondo monetario internacional
El FMI nace, el mismo día que la Banca mundial, con la firma de los acuerdos de Bretton Woods. En su origen el rol del FMI era defender el nuevo sistema de cambios fijos instaurado.

A la finalisación de estos acuerdos (1971), el FMI es mantenido y se transforma paulatinamente en el gendarme y el bombero del capitalismo mundialisado : gendarme cuando impone los programas de ajuste estructural ; bombero cuando interviene financiaramente para sostener los países tocados por una crisis financiera.

Su modo de decisión es el mismo que el del Banco mundial y se basa sobre una repartición del derecho de voto en proporción a los aportes de cotisación de los países miembros. Estatutariamente es necesario el 85% de los votos para modificar la Carta del FMI (los EE.UU. poseen una minoria de bloqueo dado a que posees el 16,75 % de voces). Cinco países dominan : Los EE.UU. (16,75 %), el Japon ( 6,23 %), la Alemania (5,81%), Francia (4,29 %), y Gran Bretaña (4,29%). Los otros 177 Estados miembros estan divididos en grupos dirigidos, cada vez, por un país. El grupo más importante (6,57%) esta dirigido por Belgica. El grupo menos importante (1,55% de voces) precidido por el Gabon (países africanos).

Su capital está compuesto del aporte en divisas fuertes (y en monedas locales) de los países miembros. En función de este aporte, cada miembro se ve favorecido con Derechos Especiales de Giro (DEG) que son de hecho activos monetarios intercambiables libre e inmediatamente contra divisas de un tercer país. El uso de estos DEG corresponde a una política llamada de estabilización a corto plazo de la economía, destinada a reducir el déficit presupuestario de los países y a limitar el crecimiento de la masa monetaria. Esta estabilización constituye frecuentemente la primera fase de intervención del FMI en los países endeudados. Pero el FMI considera que en adelante es tarea suya (tras el primer choque petrolero de 1974-1975) actuar sobre la base productiva de las economías del Tercer Mundo reestructurando sus sectores internos; se trata de una política de ajuste a más largo plazo de la economía. Lo mismo sucede con los países llamados en transición hacia una economía de mercado. (Norel y Saint-Alary, 1992, p. 83).

Sitio web :
(FMI) anunció, en agosto de 2002, un importante plan de salvamento y estabilización de la economía brasileña; pero una parte de ese préstamo estaba sujeto a ciertas condiciones: El nuevo presidente electo, Lula, tenía que mostrar su aval y su sometimiento a los dictados del FMI.

El ex sindicalista no opondría resistencia y renovaría el acuerdo con el Fondo. El gobierno Lula afirmó, tan pronto como se colocó a la cabeza del país, que era necesario “poner orden en casa” y que las políticas de austeridad eran el precio que pagar para mejorar la situación económica, puesto que “uno no cambia de médico en plena enfermedad”. Pero la que fuera proclamada, en su momento, política de transición es ahora asumida “sin complejos” como “permanente”, según el sociólogo Emir Sader (Alia2, marzo 2005). El gobierno ha hecho prueba de celo al optar por una política que descansa sobre un excedente fiscal primario de 4.5%- una tasa superior a la solicitada por el FMI- y sobre una elevada tasa de interés Interés Cantidad pagada como remuneración de una inversión o percibida por un prestamista. El interés se calcula sobre la base de la cantidad de capital invertido o prestado, de la duración de la operación y del último tipo aplicado en ese momento. para combatir la inflación Inflación Subida acumulativa del conjunto de los precios (por ejemplo, una subida del precio del petróleo, que conlleva luego un reajuste de los salarios al alza, luego la subida de otros precios, etc.). .

¿Qué significa esto exactamente? El excedente fiscal primario significa que el gobierno debe retirar un excedente de su presupuesto nacional, para pagar los intereses de su deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
y respetar sus compromisos financieros. Esta política representa una verdadera máquina de transferencia de los ingresos de los pobres a los ricos, puesto que el Tesoro Público utiliza los impuestos y las tasas ingresadas por la población, marcadamente contribuyente en Brasil, para pagar a los acreedores - nacionales o extranjeros- del país, en lugar de invertir esos recursos en programas sociales destinados a la reducción de desigualdades.

Según Peschanski y Merlino (Brasil de Fato, abril 2005), “desde el fin de la dictadura militar (1964-1984), la institución se convirtió en el invitado de honor de todos los gobiernos a la hora de definir la política económica. Su receta para Brasil (como para todos los países endeudados) era (y sigue siendo) dar a los banqueros todas las garantías Garantías Acto que proporciona a un acreedor una seguridad en el cumplimiento del compromiso del deudor. Distinguimos entre garantías reales (derecho de retención, fianza, prenda, hipoteca, privilegio) y las garantías personales (caución, aval, carta de intención, garantía autónoma). de devolución de la deuda.” Así pues, volviendo la espalda a esas promesas de cambio, el gobierno Lula no ofrece ya resistencia alguna y ha decidido dedicar los ingresos tributarios al reembolso de la deuda pública, cuya suma no deja de aumentar, debido a las elevadísimas tasas de interés.

En este contexto, la decisión de no renovar el acuerdo con el FMI, anunciada a finales de marzo, suscita poco optimismo. En nuestra opinión, la declaración del presidente de la República según la cual “Brasil tiene derecho a caminar por su propio pie” no está exenta de humor (amarillo). Mientras anunciaba el fin del acuerdo, el ministro de Economía Palocci afirmó que las recetas del FMI continuarían siendo aplicadas punto por punto. No nos sorprende, pues, que el director del Fondo, Rodrigo Rato, apoye la decisión de Brasil. Para Marcus Faro, de la secretaría de la Rede Brasil (www.rbrasil.org.br), “no renovar el acuerdo, en la coyuntura actual, significa que el gobierno ha hecho suya la agenda de las instituciones financieras internacionales”. ¡Nada mejor que un esclavo que ha interiorizado su sumisión!

Para legitimar su política, el equipo económico del gobierno revaloriza las cifras del crecimiento del PIB Producto interno bruto
PIB
El PIB es un índice de la riqueza total producida en un territorio dado, estimada sobre la base de la suma de los valores añadidos.
(5.4% en 2004), pero olvida decir que este crecimiento no beneficia a todo el mundo. Para Eric Toussaint (Brasil de Fato, enero 2005), Lula “no quiere plantear la cuestión de la deuda porque a la burguesía brasileña - que está en situación rentista - le interesa continuar con el pago de la deuda. Dicha burguesía “invierte” en los mercados financieros internacionales o “invierte” en el país, efectuando préstamos al Estado y generando, de esta forma, una inmensa deuda interna. Evidentemente, no quieren que el presidente ponga en tela de juicio el pago de la deuda, pues ello les afectaría como clase social. Y Lula no quiere entrar en contradicción con la burguesía, ni con el FMI, ni con el Banco Mundial Banco mundial Creado en 1944 en Bretton Woods en el marco del nuevo sistema monetario internacional, el Banco posee un capital aportado por los países miembros (189 miembros el año 2017) a los cuales da préstamos en el mercado internacional de capitales. El Banco financia proyectos sectoriales, públicos o privados, con destino a los países del Tercer Mundo y a los países antes llamados socialistas. Se compone de las siguientes tres filiales.

Mas...
.

No obstante, no todo es negativo en Brasil. Aun cuando los debates estén dominados por los temas macroeconómicos, y el sector mayoritario del Partido de los Trabajadores (PT) haya confirmado recientemente su apoyo a la política neoliberal del gobierno, el 6 de abril se presentó, ante la cámara de diputados, la solicitud de creación de una comisión parlamentaria para realizar una auditoría interna y externa de las deudas. Esta iniciativa, apoyada por 240 parlamentarios, pretende recordar al gobierno que ya está prevista por las mismas disposiciones constitucionales, y que esta reivindicación formaba parte de su programa en el 2002.

La auditoría consiste en analizar cada préstamo, determinando en qué condiciones fue contratado, cómo fueron utilizados los fondos, cuales han sido los resultados obtenidos y quien se ha beneficiado de ellos”. En ese sentido, la auditoría permite delimitar responsabilidades y, en caso de deuda ilegal, abrir la vía a la demanda de reparación, tanto por parte de los órganos estatales internos que han actuado fuera de sus competencias, como a los acreedores que han actuado con conocimiento de causa. Y, finalmente, la auditoría permite descubrir si una deuda es odiosa o nula.” (Toussaint & Ruiz Diaz, CADTM, juillet 2004). Para Rodrigo Avila, coordinador de la campaña Auditoria Cidadã da Dívida (www.divida-auditoriacidada.org.br/), las principales irregularidades se remontan a la dictadura militar : “Durante ese periodo, el gobierno firmó contratos de préstamos con intereses variables, que en el decenio siguiente pasaron de 4% a 20% por año” (Brasil de Fato, abril 2005). Según el diputado del PT Valente, “Hay deudas legítimas y otras ilegítimas. Nosotros queremos que haya un esclarecimiento del proceso ilegal, en las negociaciones con los acreedores. Podemos llegar a la conclusión de que las deudas ya han sido solventadas y que deben ser suspendidas, o incluso que el dinero debe ser devuelto en el caso que el país haya pagado demasiado” (Brasil de Fato, abril 2005). Recordemos que en el año 2000, un conjunto de movimientos sociales recogió cerca de 6 millones de firmas exigiendo una auditoría y el no-pago de la deuda hasta su conclusión, en el momento en que se desarrollaba un plebiscito no oficial sobre la cuestión.

por Frédéric Lévêque, miembro del CADTM, coordinador de RISAL (www.risal.collectifs.net).

Drástica reducción del presupuesto para la reforma agraria

por Isabelle Dos Reis

Para poder mantener las medidas de austeridad, el gobierno habrá tenido que “sacrificar”, seguramente, algunos de los presupuestos de sus ministerios, en especial el de Miguel Rossetto, que encabeza el Ministerio de Desarrollo Agrario. Éste vio cómo, a principios de marzo de 2005, se “amputaban” 2.000 millones de reales, pasando, de los 3.700 millones previstos para el año, a los 1.700. La suma inicialmente prevista habría permitido el asentamiento de 115.000 familias, cifra necesaria para lograr el objetivo acordado por el gobierno a finales de 2003, durante la firma del Plan Nacional de Reforma Agraria (PNRA), con varios movimientos sociales rurales.

Dicha firma, sin aspirar a una verdadera reforma agraria, apuntaba al asentamiento de 430.000 familias de aquí al final del mandato de Lula, en 2006. La suma para 2005 permite solamente el asentamiento de 40.000 familias, menos todavía que en la época de FHC. No obstante, la presión social (del MST, sobretodo), tras esta decisión, ha permitido reinyectar 400 millones de reales en el presupuesto, lo cual está, de todas formas, bien, aun cuando no se llegue a los objetivos fijados, teniendo en cuenta que esta reducción presupuestaria afecta asimismo a las posibilidades de acceso al crédito y a la asistencia técnica de miles de familias.

Este punto es uno de los 16 que se reivindicaron en la Marcha Nacional para la Reforma Agraria, que reunió a 12000 trabajadores y trabajadoras rurales procedentes de diversos movimientos sociales rurales (MST a la cabeza), uniendo las ciudades de Goiania y Brasilia (la capital federal) entre el 1 y el 17 de mayo, fecha en la que serán remitidos a los tres poderes.

Solo falta saber cuan sensible se mostrará el presidente Lula ante esta movilización popular histórica.



Traducido para Rebelión (www.rebelion.org) por Susana Gómez Cacho.

Artículo de próxima publicación en la revista “Les autres voix de la planète”, nº 26, junio 2005.

Otros artículos en español de Frédéric Lévêque (3)

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org