Brasil: de Lula a Bolsonaro

9 de diciembre de 2019 por Eric Toussaint


Llegué la noche del 14 de noviembre de 2019 a Brasil, a São Paulo, la capital financiera y económica del país. Es una megalópolis de más de 12 millones de habitantes. En todos los barrios donde he estado, la pobreza es claramente visible. En todas partes vemos a personas que viven en la pobreza extrema, que duermen en la calle, que no tienen acceso a baños, bañeras, ni siquiera para lavarse brevemente. Muchas personas están desnutridas. Según fuentes serias, hay cerca de 100.000 personas viviendo en las calles de São Paulo, 25.000 de ellas de forma permanente y 75.000 de forma temporal.

La primera vez que vine a São Paulo fue en diciembre de 1991 para participar en el primer Congreso del Partido de los Trabajadores (PT) dirigido por el ex metalúrgico Lula. En esa época, Lula y el PT eran símbolos vivos de la lucha contra las deudas odiosas e ilegítimas (ver Anexo 1 para la entrevista que me dio en julio de 1991 en Managua). Afirmó, entre otras cosas, que «cualquier gobierno del Tercer Mundo que decida seguir pagando la deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
externa elige la opción de llevar a su pueblo al abismo». ula había dirigido huelgas de trabajadores contra la dictadura en los años ochenta, y había sido reemplazada por un régimen «democrático» en 1988 tras una fase de transición. Las bases del nuevo sindicato de la Central Única de los Trabajadores (CUT) y del nuevo partido, el PT, se formaron durante la valiente lucha contra la dictadura. El PT había sido construido desde abajo por activistas de movimientos sociales y pequeñas organizaciones políticas radicales muy militantes. La CUT y el PT estaban a favor de impugnar el pago de la deuda y de realizar una auditoría. Parte de la deuda se había acumulado durante la dictadura militar que duró más de 20 años, y luego se incrementó drásticamente durante la década de 1980, durante la crisis de la deuda del Tercer Mundo, causada por el efecto combinado de una fuerte caída de los ingresos de exportación de materias primas y una fuerte subida de los tipos de interés Interés Cantidad pagada como remuneración de una inversión o percibida por un prestamista. El interés se calcula sobre la base de la cantidad de capital invertido o prestado, de la duración de la operación y del último tipo aplicado en ese momento. decidida en Washington. En términos más generales, el PT afirmó muy claramente que se deben implementar políticas anticapitalistas radicales que conduzcan a la construcción de una sociedad socialista democrática, autogestionada y antiburocrática. Esta perspectiva estaba generando un verdadero entusiasmo en Brasil y en el exterior.

Cuando fui a São Paulo en 1991, era cuestión de prepararme con Lula y otro líder del PT (Marco Aurélio García) para su visita a Bélgica por invitación del CADTM. Esta ronda de conferencias tuvo lugar unos diez días antes de la Navidad de 1991. Finalmente, por razones de salud, Lula no hizo el viaje y, en las conferencias que tuvieron lugar en Bélgica, fue reemplazado por Marco Aurélio García, que iba a ser presidente del PT en 2006 y que fue el principal asesor de política exterior de Lula mientras fue presidente de Brasil de 2003 a 2011. Volví a hablar con Lula cuatro o cinco veces entre 1991 y 2003. Recuerdo una larga pelea en 1993 entre él y yo en La Habana. Nuestra conversación duró más de una hora y media y siguió a una reunión que Lula tuvo con Fidel Castro y Daniel Ortega durante la noche. Lula me explicó que, para llegar a ser presidente de Brasil, se aseguraría de que el imperialismo estadounidense, el ejército brasileño y la burguesía fueran neutralizados. Lo interpreté de la siguiente manera: Lula se asegurará de que los intereses estratégicos de Estados Unidos no se vean afectados y promete a los líderes del ejército brasileño y de las grandes empresas que no tomarán ninguna acción Acción Título mobiliario emitido por una sociedad de acciones. Este título representa una fracción del capital social. En particular otorga a su titular (el accionista) el derecho a percibir una parte de los beneficios distribuidos (el dividendo) y de participar en las asambleas generales de la empresa. que afecte sus intereses. Lula me dijo que sería el presidente de todos los brasileños, según la fórmula establecida. Mi interpretación: iba a utilizar su experiencia como sindicalista para sellar un pacto entre los de abajo y los de arriba, pidiendo a los de arriba que otorgaran algunas mejoras en términos de poder adquisitivo (es decir, que permitieran al Estado aumentar los programas sociales con dinero público), mientras que los de abajo aceptarían que nada cambia realmente a nivel estructural. Y eso es lo que trató de hacer como Presidente diez años después.

Volví a ver a Lula por última vez en junio de 2003, en particular para expresar nuestro desacuerdo con la reforma neoliberal que estaba imponiendo al sistema de pensiones de la administración pública. Esta reunión se celebró con ocasión de la cumbre anual celebrada por el G8 G8 Corresponde al G7 más la Federación de Rusia (desde 1995). (Estados Unidos, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, Canadá y Rusia) en Evian los días 1 y 2 de junio de 2003. Varios Jefes de Estado no pertenecientes al G8 fueron invitados por el Presidente francés Jacques Chirac. Quería dar la impresión a la opinión pública internacional de que el G8, Francia en particular, quería iniciar un diálogo con el resto del mundo invitando a los líderes de los Estados no miembros del G8. El Presidente Lula de Brasil y los Jefes de Estado o de Gobierno de China, India, Nigeria, Senegal, Sudáfrica, Egipto y México respondieron al llamado. Básicamente, se trataba de ayudar a legitimar al G8, un club informal de las grandes potencias mundiales, en un momento en el que su credibilidad estaba en su nivel más bajo, especialmente tras la terrible represión del G8 de Génova de 2001. Los anfitriones del Presidente Chirac se reunieron en Evian antes del inicio de la verdadera reunión del G8, al mismo tiempo que más de 100.000 manifestantes marchaban por las calles de Ginebra (Suiza) y Annemasse (territorio francés) sobre el tema del «G8 ilegal». Luiz Inácio Lula da Silva quería ver a representantes de los movimientos altermundistas en Europa. Nos dirigimos a cuatro delegados de estos movimientos: el presidente de Attac France, un representante del Foro Social Italiano, un representante sueco de la campaña contra la OMC Organización Mundial del Comercio
OMC
Firmado el acuerdo el 15 de abril de 1994 y en vigencia desde el 1º de enero de 1.995, la OMC sustituye al GATT (Acuerdo general sobre aranceles y comercio). La mayor innovación introducida es que la OMC posee el estatuto de organización internacional. Su función es asegurar que ninguno de sus miembros se entregue a cualquier tipo de proteccionismo, a fin de acelerar la liberalización mundial de los intercambios comerciales, de favorecer las estrategias de las multinacionales. Está dotada de un tribunal internacional (órgano de resolución de conflictos) que juzga las eventuales violaciones de su texto fundador de Marraquech.
y yo mismo por CADTM. La reunión tuvo lugar en Ginebra, en la residencia del embajador brasileño, y midió la distancia entre el presidente Lula y los movimientos altermundistas internacionales (ver entrevista en anexo.


La evolución del PT y de la CUT

Cabe señalar que, durante los años noventa, la posición del PT y de la CUT se debilitó gradualmente. El PT ha conquistado a muchos representantes electos en las grandes ciudades y también en las ciudades pequeñas y medianas. En particular, el PT se ganó los municipios de São Paulo y Porto Alegre, donde gradualmente adoptó una orientación gerencial y perdió su papel como instigador de cambios anticapitalistas radicales. Seguí con gran decepción este proceso de adaptación a las instituciones del estado capitalista. Cuando Lula fue elegido Presidente de Brasil a finales de 2002 con el 65% de los votos, él y el PT habían cambiado radicalmente. Ya no cuestionaban el sistema capitalista y Lula había firmado una carta de presentación al FMI FMI
Fondo monetario internacional
El FMI nace, el mismo día que la Banca mundial, con la firma de los acuerdos de Bretton Woods. En su origen el rol del FMI era defender el nuevo sistema de cambios fijos instaurado.

A la finalisación de estos acuerdos (1971), el FMI es mantenido y se transforma paulatinamente en el gendarme y el bombero del capitalismo mundialisado : gendarme cuando impone los programas de ajuste estructural ; bombero cuando interviene financiaramente para sostener los países tocados por una crisis financiera.

Su modo de decisión es el mismo que el del Banco mundial y se basa sobre una repartición del derecho de voto en proporción a los aportes de cotisación de los países miembros. Estatutariamente es necesario el 85% de los votos para modificar la Carta del FMI (los EE.UU. poseen una minoria de bloqueo dado a que posees el 16,75 % de voces). Cinco países dominan : Los EE.UU. (16,75 %), el Japon ( 6,23 %), la Alemania (5,81%), Francia (4,29 %), y Gran Bretaña (4,29%). Los otros 177 Estados miembros estan divididos en grupos dirigidos, cada vez, por un país. El grupo más importante (6,57%) esta dirigido por Belgica. El grupo menos importante (1,55% de voces) precidido por el Gabon (países africanos).

Su capital está compuesto del aporte en divisas fuertes (y en monedas locales) de los países miembros. En función de este aporte, cada miembro se ve favorecido con Derechos Especiales de Giro (DEG) que son de hecho activos monetarios intercambiables libre e inmediatamente contra divisas de un tercer país. El uso de estos DEG corresponde a una política llamada de estabilización a corto plazo de la economía, destinada a reducir el déficit presupuestario de los países y a limitar el crecimiento de la masa monetaria. Esta estabilización constituye frecuentemente la primera fase de intervención del FMI en los países endeudados. Pero el FMI considera que en adelante es tarea suya (tras el primer choque petrolero de 1974-1975) actuar sobre la base productiva de las economías del Tercer Mundo reestructurando sus sectores internos; se trata de una política de ajuste a más largo plazo de la economía. Lo mismo sucede con los países llamados en transición hacia una economía de mercado. (Norel y Saint-Alary, 1992, p. 83).

Sitio web :
en medio de la campaña electoral (en agosto de 2002). En esta carta, declaró solemnemente que, si era elegido Presidente, cumpliría estrictamente los acuerdos del gobierno anterior con el FMI.

Y pocos meses después de comenzar su mandato presidencial, impuso una reforma de las pensiones neoliberales. Lula también nombró presidente del Banco Central Banco central Entidad que, en un Estado, se encarga generalmente de la emisión de billetes de banco y del control del volumen de moneda y crédito. En España es el Banco de España quien asume dicho rol, bajo el control del Banco Central Europeo (BCE, ver más abajo).

El Banco Central de un país gestiona la política monetaria y tiene el monopolio de la emisión de la moneda nacional. Proporciona moneda a los bancos comerciales a un precio determinado por las tasas directoras, que son fijadas por el proprio banco.
a Henrique Meirelles, ex presidente de uno de los principales bancos estadounidenses que operan en Brasil, Bank of Boston. Por lo tanto, era claramente un representante de la clase capitalista que había sido colocado a la cabeza del Banco Central y el mensaje era claro. Lula no tocó al ejército y no puso fin a la amnistía concedida a los oficiales torturadores durante la dictadura. Esta es una diferencia significativa con respecto a la Argentina, donde la amnistía promulgada en 1986 fue revocada en 2005, lo que permitió la condena y encarcelamiento de muchos militares, incluidos los principales líderes de la dictadura militar establecida en 1976. Durante el gobierno de Lula, el ejército brasileño participó en la ocupación de Haití, denunciada por los movimientos sociales haitianos. El jefe militar brasileño durante la ocupación de Haití se convirtió en miembro del gobierno de Bolsonaro en 2019. Durante la presidencia de Lula, ninguna gran empresa privada fue reintegrada al sector público. Por el contrario, apoyó los intereses de grandes empresas privadas que no dudan en utilizar sistemáticamente la corrupción de funcionarios públicos para ganar contratos, como es el caso de la emblemática empresa constructora Odebrecht.

[Ver https://www.france24.com/fr/20171221odebrecht-scandale-amerique-latine-bresil-corruption-justice, e também https://www.cadtm.org/Le-scandale-de-corruption-du-Bresil-devient-international]

El gobierno de Lula ha seguido pagando religiosamente la deuda sin llevar a cabo la auditoría que reclamaba cuando estaba en la oposición. Para matizar esta evaluación tan crítica, cabe mencionar que el gobierno de Lula ha desarrollado una política de ayuda pública a los más pobres a través de la distribución de beneficios sociales bajo el programa Bolsa Bolsa Lugar de encuentro de la oferta y demanda de valores mobiliarios que ya fueron emitidos en el mercado financiero primario. La bolsa es por tanto el mercado de ocasión de títulos mobiliarios; también llamado mercado secundario. Familia. Este programa mejoró los ingresos de más de 12 millones de familias, cerca del 20% de las familias brasileñas, las más pobres. Pero el importe de la ayuda es limitado. En la época del gobierno del PT, una familia de 3 personas podía recibir un máximo de 50 euros. Cabe señalar que Bolsonaro no puso fin a este programa, que beneficia a 13,5 millones de familias en 2019, es decir, a una quinta parte de todas las familias. En 2019, una familia pobre puede recibir un máximo de 200 reales al mes (es decir, al tipo de cambio de noviembre de 2019, alrededor de 40 euros al mes por familia). Para poder optar a esta ayuda, se debe establecer que los ingresos mensuales de la familia son inferiores o iguales a 89 reales (es decir, unos ingresos inferiores o iguales a 20 euros, unos ingresos inferiores a 1 euros por día y por familia).


¿Por qué no luchó el gobierno de Lula contra la deuda pública ilegítima?

El gobierno de Lula no combatió la deuda pública ilegítima porque no quería entrar en conflicto con el gran capital brasileño. Cuestionar el pago de la deuda como gobierno significaría entrar en conflicto con el gran capital brasileño, que obtiene importantes beneficios de la deuda porque compra bonos de la deuda pública interna y externa brasileña. Atrae mucho dinero porque las tasas de interés son muy rentables. La impugnación del pago de la deuda también habría entrañado un conflicto con los principales bancos privados y fondos de inversión extranjeros, así como con el FMI. Lula y la dirección del PT querían evitar estos conflictos. Al legitimar la deuda, seguir pagando y pedir nuevos préstamos a las grandes empresas, el gobierno de Lula logró ser tolerado e incluso apreciado por la burguesía. Especialmente porque las medidas sociales a favor de la población de bajos ingresos aumentaron el consumo de los pobres, lo que fue bueno para los negocios de los capitalistas. La política neoliberal de Lula causó una escisión en el PT, y en 2004 se creó un nuevo partido a su izquierda. Se llama PSOL (Partido Socialismo y Libertad).

Desde 2003, he regresado a Brasil varias veces para grandes reuniones del Foro Social Mundial – FSM (generalmente 100.000 o más personas participaron en estas reuniones), para reuniones del Consejo Internacional del FSM del que he sido miembro desde el principio y para reuniones de movimientos sociales. En particular, fueron reuniones organizadas por la Auditoría de la Deuda Ciudadana de Brasil, que es miembro de la red internacional CADTM. La red internacional CADTM envió regularmente importantes delegaciones a Brasil durante las actividades del FSM, especialmente en 2005 en Porto Alegre y en 2009 en Belém (donde se celebró una Asamblea Mundial de CADTM). La situación política ha cambiado considerablemente. Como se mencionó anteriormente, desde 2003, el PT ha dado claramente la espalda a su pasado radical para convertirse en un gestor de sistemas. Esto terminó generando una profunda decepción e incluso desconfianza, especialmente porque varios de sus principales líderes estaban activamente involucrados en grandes casos de corrupción, entre ellos Lula. Finalmente, cuando la gran burguesía dijo que podía prescindir de la colaboración del PT para gobernar el país, se deshizo de él denunciándolo como corrupto (Leer Más en ver http://www.cadtm.org/Au-Bresil-les-classes-dominantes-ont-abandonne-le-pacte-d-alliance-passe-avec). Esto es absurdo porque todos los demás partidos vinculados a la burguesía brasileña son profundamente corruptos. La líder del PT, Dilma Rousseff, que ganó las elecciones presidenciales de 2010 y se convirtió en presidenta de Brasil en 2011, fue destituida en 2016 por el Senado en un importante golpe de Estado institucional (Leer Más en http://www.cadtm.org/Bresil-coup-d-Etat-institutionnel-en-guise-de-destitution). Pero la decepción con el PT fue tal que el pueblo brasileño se movilizó poco para defender al PT y a sus líderes en 2016, y fue el vicepresidente derechista Michel Temer – colocado en esta posición por el PT en 2011 – quien se convirtió en presidente en lugar de Dilma Rousseff (PT) después de dirigir el golpe institucional.

Luego, la política antisocial corrupta y derechista del presidente Temer terminó por restaurar el apoyo popular a Lula como candidato creíble para regresar a la presidencia en las elecciones de 2018. Por eso el aparato judicial, en gran parte bajo el control de las grandes empresas, atacó a Lula y lo condenó a prisión para impedir que se presentara a las elecciones presidenciales. A pesar de este arresto, Lula estaba en la cima de la lista de votantes y sus partidarios esperaban que pudiera participar en las elecciones. Por eso el sistema judicial le prohibió postularse y finalmente fue Jair Bolsonaro, un político de extrema derecha nostálgico de la dictadura racista, sexista, homofóbica y negacionista del clima, quien fue elegido Presidente a finales de 2018 y comenzó su mandato a principios de 2019. Bolsonaro es una especie de Trump que hace aún más comentarios a la derecha que éste. No hay duda de la naturaleza profundamente reaccionaria y antipopular de Bolsonaro (Leer Más en https://www.cadtm.org/Bresil-crise-democratique-derive-reactionnaire-et-menace-fasciste-16785). El 21 de octubre de 2018, al final de la campaña electoral, dijo que si era elegido presidente, lanzaría una purga «como nunca antes en Brasil». Dijo que los dirigentes del Partido de los Trabajadores «tendrán que pudrirse todos en la cárcel», y dijo de los movimientos de izquierda: «Tendrán que someterse a la ley como todos los demás». O salen del país o van a la cárcel. Poco después de asumir el cargo, prometió despedir a los funcionarios públicos con ideas «comunistas». Su elección es una verdadera tragedia para el pueblo brasileño y para la izquierda internacional.

Después de la victoria de Bolsonaro, una gran parte de la izquierda, afortunadamente, formó un frente y exigió, entre otras cosas, la liberación de Lula. Esto se logró a principios de noviembre de 2019 y Lula inició inmediatamente una campaña política de facto para ganar las elecciones presidenciales previstas para 2022. Sin embargo, el regreso de Lula a los orígenes del PT no es de esperar. Mantiene el mismo tipo de orientación que prevaleció entre 2003 y 2016. Pero es posible que sea elegido en 2022 porque está tan claro que Bolsonaro, si llega al final de su mandato, habrá seguido políticas antisociales que aumentarán aún más la pobreza y la brecha entre el puñado de ricos y la abrumadora mayoría de la población brasileña. Evidentemente, es necesario unir el mayor número posible de fuerzas sociales para movilizarse contra el gobierno bolivariano y, a pesar de los desacuerdos con el PT, se necesita un amplio frente de izquierda en el que éste desempeñe un papel activo Activo En general, el término “activo” hace referencia a un bien que posee un valor realizable o que puede generar ingresos. Por el contrario, hablamos de “pasivo”, es decir la parte del balance compuesta por los recursos de los que dispone una empresa (capital propio aportado por los socios, provisiones por riesgos y gastos, así como las deudas). .


La auditoría de la deuda de Brasil en 2000 y de Ecuador en 2007-2008

La Auditoría de la Deuda Ciudadana Brasileña es una organización que existe desde principios de los años 2000. En 2000, durante un plebiscito popular organizado por el MST, la CUT, la Rede Jubileu Sul Brasil, la Conferencia Nacional dos Bispos (que asumió posiciones de izquierda desde los años 1980-1990), con el apoyo del PT, más del 90% de los 6 millones de brasileños que votaron, votaron a favor de suspender el pago de la deuda mientras se realizaba una auditoría para determinar la parte ilegítima. Había una gran conciencia de la ilegitimidad de la deuda brasileña en gran parte de la izquierda y de la población brasileña. Esta auditoría, prevista en la Constitución de 1988, nunca fue realizada por las autoridades. Tras el plebiscito popular de septiembre de 2000, los diputados del PT presentaron un proyecto de ley al respecto. Fue a raíz de este plebiscito que se fundó la organización Auditoria Cidadã da Dívida do Brasil, que luego se unió al CADTM.

Como se mencionó anteriormente, cuando Lula asumió la presidencia de Brasil en 2003, rápidamente olvidó su compromiso de organizar una auditoría de la deuda.

En 2005, durante la 5ª edición del Foro Social Mundial, la Auditoría de la Deuda Ciudadana, CADTM y Jubileo Sur, con el apoyo del Movimiento de los Sin Tierra (MST), organizaron un Tribunal de la Deuda de 3 días en Porto Alegre que reunió a más de 1000 participantes de todos los continentes. Luego, en Brasil, el apoyo a la lucha contra la deuda ilegítima disminuyó, especialmente porque el MST consideró necesario fortalecer su apoyo crítico al gobierno del presidente Lula. La dirección de la CUT, a su vez, había abandonado la lucha contra la deuda desde el inicio del gobierno de Lula. Esto no impidió que la Auditoría Ciudadana de la deuda de Brasil actuara contra todos para denunciar el pago continuado de una deuda en gran medida ilegítima. CADTM International ha apoyado constantemente esta lucha.

A petición de los activistas que luchan contra las deudas ilegítimas en Ecuador, en 2007, María Lucía Fattorelli, Coordinadora de la Auditoría Ciudadana y yo mismo del CADTM, nos convertimos en miembros de la Comisión Integral de Auditoría de la Deuda (CAIC) creada por el nuevo presidente ecuatoriano Rafael Correa para identificar las deudas ilegítimas contraídas durante el período 1976-2006. Nuestro trabajo presentado al gobierno en septiembre de 2008 y hecho público en noviembre de 2008 resultó en la suspensión de una parte significativa de la deuda reclamada de Ecuador en forma de bonos soberanos mantenidos principalmente por bancos estadounidenses. Esta suspensión unilateral de pagos resultó en una gran victoria (Leer más en: Eric Toussaint, Hugo Arias Palacios, Aris Chatzistefanou – Vídeo: “L’audit de la dette en Équateur résumé en 7 minutes”, http://www.cadtm.org/Video-L-audit-de-la-dette-en). Ecuador ha impuesto a sus acreedores una reducción del 70% de la deuda en cuestión. Esto ha permitido un aumento significativo del gasto social entre 2009 y 2010.

Cabe señalar que el Presidente Lula no ayudó al Ecuador en su proceso de auditoría de la deuda. Como prueba de ello, me gustaría mencionar lo que le sucedió a la empresa brasileña Odebrecht, a la que me referí antes. Esta empresa construyó una central hidroeléctrica de baja calidad en Ecuador. Odebrecht cobró demasiado por la obra y no cumplió con las especificaciones. La fábrica estaba tan mal construida que pronto se declaró en quiebra. El Comité de Auditoría identificó como ilegítima e ilegal la deuda reclamada por el Brasil de Ecuador en relación con esta planta. Odebrecht, aunque claramente culpable, se negó a indemnizar al Estado ecuatoriano. En septiembre de 2008, el presidente Rafael Correa envió al ejército a ocupar las instalaciones de la hidroeléctrica para obligar a Odebrecht a cumplir con sus obligaciones ante las autoridades ecuatorianas. En lugar de apoyar al gobierno progresista ecuatoriano contra Odebrecht, Lula protestó contra la intervención de Ecuador y llamó a su embajador. Exigió que Rafael Correa abandonara la presión sobre Odebrecht y lo convenció para que llevara el caso ante un tribunal arbitral en París. Correa coincidió, sabiendo que el arbitraje sería ciertamente favorable para Odebrecht. Y, de hecho, Ecuador perdió. El gobierno brasileño y Odebrecht fueron los más fuertes.


La intervención del Presidente Lula para evitar el lanzamiento, en 2009, de una comisión de auditoría sobre la odiosa deuda reclamada por las empresas brasileñas en Paraguay

Ahora miramos a Paraguay, un país sin salida al mar entre Brasil, Argentina y Bolivia. En diciembre de 2008, el presidente progresista Fernando Lugo, que lleva seis meses en el cargo, me invitó a que lo ayudara a establecer un comité de auditoría sobre la deuda de Paraguay. Fui a Asunción para una reunión a puerta cerrada con el presidente, seguida de una reunión con el gobierno paraguayo (Leer Más en: http://www.cadtm.org/Paraguay-Le-pays-sera-touche-par-la-crise-mondiale-La-mise-en-route-de-la) [1].

Era obvio que la mayor parte de la deuda de Paraguay podía calificarse de odiosa porque era el resultado (y sigue siéndolo) de un contrato leonino firmado a principios de la década de 1970 entre dos dictaduras militares: la junta militar brasileña y la dictadura paraguaya del general Stroessner [2]. El tratado en cuestión se refería a la construcción y operación de la mayor represa del mundo en ese momento, la represa de Itaipú. El orador ha estudiado detenidamente la cuestión sobre la base de una excelente documentación preparada por expertos paraguayos. Además, un ex miembro permanente del equipo del CADTM en Bélgica, el jurista paraguayo Hugo Ruiz Díaz Balbuena, se había convertido en el asesor del Presidente Lugo, lo que facilitó los contactos [3]. La iniciativa de auditoría internacional con participación ciudadana fue abortada bajo la presión del gobierno brasileño durante la presidencia de Lula. Cabe destacar que las grandes empresas brasileñas son los principales acreedores de Paraguay que explotan. Mientras se preparaba para firmar el decreto presidencial que creó la comisión de auditoría, Fernando Lugo finalmente cedió a la presión de Lula y su gobierno para proteger a las empresas acreedoras brasileñas. Lula, para convencer al gobierno paraguayo de que abandone la auditoría internacional y desafíe la deuda de las empresas brasileñas, hizo algunas concesiones marginales y aumentó el monto pagado anualmente a Paraguay por Brasil por la electricidad suministrada por la represa de Itaipú (Leer comentario al acuerdo firmado entre Paraguay y Brasil en julio de 2009: http://www.cadtm.org/Un-accord-historique-sur-Itaipu-ou). Dicho esto, a pesar de la presión de Brasil, el Tribunal de Cuentas realizó una auditoría en 2010 y 2011 (ver http://www.cadtm.org/La-Cour-des-Comptes-du-Paraguay; http://www.cadtm.org/La-Cour-des-Comptes-du-Paraguay,7724) y regresé a Paraguay por invitación del entonces presidente Fernando Lugo. En junio de 2012, fue derrocado finalmente por un «golpe parlamentario», según una fórmula que se había utilizado en 2009 en Honduras y que se aplicaría en Brasil para derrocar a Dilma Rousseff, el presidente brasileño que sucedió a Lula a partir de 2011 (véase Eric Toussaint, «Paraguay (junio de 2012) – Honduras (junio de 2009): de un golpe a otro», http://www.cadtm.org/Paraguay-juin-2012-Honduras-juin).

El hecho de que la derecha haya podido utilizar esta forma de golpe de Estado institucional, tanto en Brasil como en Paraguay, se debe en parte a la incapacidad de estos dos gobiernos de izquierdas para enfrentarse firmemente a sus acreedores y llevar a cabo reformas estructurales. El fuerte apoyo popular del que gozaban al inicio de sus mandatos terminó siendo muy debilitado por las decepciones causadas por la política conciliadora en relación con el gran capital local e internacional. Cuando la derecha decidió actuar, la gente de la izquierda estaba demasiado desencantada y desorientada para movilizar y defender a los gobernantes en el poder.


La Auditoría de la Deuda Ciudadana Brasileña entre 2009 y 2019

La Auditoría de la Deuda Ciudadana obtuvo en 2009 la creación de un comité de auditoría de la deuda parlamentaria, gracias en particular al apoyo activo de los parlamentarios del PSOL. Pero dentro de sus filas, los parlamentarios del PT unieron fuerzas con los parlamentarios conservadores para evitar que el trabajo condujera a un replanteamiento de la legitimidad de la deuda brasileña. Además, la presidenta Dilma Rousseff (2011-2016) vetó la organización de la auditoría (véase la evaluación de Maria Lucia Fattorelli sobre el trabajo de esta comisión parlamentaria http://www.cadtm.org/Entretien-avec-Maria-Lucia-Fattorelli-L-audit-des-dettes-publiques-locales)

La Auditoría de la Deuda Ciudadana ha desarrollado incansablemente una labor de sensibilización en Brasil. El grupo ha formado muchos comités locales en Brasil y ha organizado cursos a distancia para capacitar a activistas que quieren auditar deudas. Ha convocado varias reuniones internacionales. Su coordinadora, María Lucía Fattorelli, también participó en la Comisión Griega de la Verdad de la Deuda en 2015 y antes de eso, coordinó la publicación de un manual de auditoría de la deuda traducido al francés, español e inglés (véase https://www.cadtm.org/Audit-Citoyen-de-la-Dette).

En 2018, durante la campaña electoral, la Auditoría de la Deuda Pública se sintió muy decepcionada con la campaña presidencial del candidato del PSOL, Guilherme Boulos. Este último, con el acuerdo de la mayoría de los dirigentes del PSOL, dejó de lado la cuestión del reembolso de la deuda. Considera que la continuación del reembolso de la deuda ya no es un problema real. Esto creó un verdadero malestar en el PSOL, por decir lo menos.

Además, el resultado electoral de G. Boulos como candidato del PSOL a la presidencia de Brasil fue significativamente menor que el alcanzado por el PSOL en 2014 durante la campaña presidencial anterior. En 2014, Luciana Genro fue candidata al PSOL y defendió enérgicamente la auditoría de la deuda y la perspectiva de suspensión de pago de la deuda identificada como ilegítima. G. Boulos obtuvo sólo un tercio de los votos obtenidos por Luciana Genro, aunque por primera vez el PSOL recibió un subsidio público muy grande de la campaña electoral. Esto demuestra que, al verter agua en su vino, la candidata del PSOL perdió parte del electorado radical que antes había apoyado al PSOL.

¿Eso es de verdad? De los diez miembros del PSOL en el Parlamento brasileño, varios mantienen una posición clara sobre la deuda, pero ¿qué pasa con la posición de la dirección del partido? El próximo congreso del PSOL tendrá lugar en mayo de 2020 y veremos si sus militantes apoyan el retorno a una política más acorde con los orígenes de este partido.

Por parte del PT, que cuenta con 53 diputados, la aceptación del sistema de deuda está profundamente arraigada en la línea oficial y, lamentablemente, no deberíamos hacernos ilusiones.

A pesar de las críticas que acabo de expresar, está claro que, frente a Bolsonaro, debemos crear la mayor unidad posible de partidos y movimientos sociales de izquierda.

El futuro dirá si las enormes movilizaciones sociales que han sacudido y están sacudiendo, cuando escribo, países como Chile, Ecuador, Colombia, Haití, Puerto Rico y Bolivia, encontrarán eco en Brasil.



Notas

[1Sobre los ecos de este encuentro entre el Presidente Lugo, su gobierno y Éric Toussaint, ver los artículos publicados en la prensa de derecha paraguaya en diciembre de 2008, ver también: http://www.cadtm.org/Le-Belge-qui-s-est-reuni-avec-le-President-est-conseiller-de-Correa-et ; http://www.cadtm.org/Paraguay-Le-pays-sera-touche-par-la-crise-mondiale-La-mise-en-route-de-la ; http://www.cadtm.org/Le-Paraguay-devrait-accelerer-les-mesures-envers-les-petits-producteurs)

[2En el momento de la firma del Tratado de Itaipú en 1973, Paraguay estaba bajo la dictadura del general Stroessner en el poder de 1954 a 1989, mientras que Brasil estaba gobernado por la dictadura de Garrastazú Medici (1969-1974).

[3Hugo Ruiz Díaz Balbuena y Éric Toussaint, «L’audit de la dette: un instrument de que les mouvements sociaux devraient se saisir», publicado el 9 de julio de 2004, http://www.cadtm.org/L-audit-de-la-dette-un-instrument-dont-les-mouvements-sociaux-devraient-se Hugo Ruiz Díaz Balbuena es Doctor en Derecho y fue jefe del Departamento Jurídico del CADTM hasta 2005. Desde 2008 hasta el golpe institucional que derrocó al presidente Fernando Lugo en junio de 2012, fue uno de sus consejeros cercanos. Véase también: Hugo Ruiz Díaz Balbuena, «La décision souveraine de déclarer la nullité de la dette» http://www.cadtm.org/La-decision-souveraine-de-declarer-la-nullite-de-la-dette publicado el 8 de septiembre de 2008.

Eric Toussaint

doctor en Ciencias políticas de la Universidad de Lieja y de la Universidad de París VIII, es el portavoz del CADTM Internacional y es miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia.
Es autor de diversos libros, entre ellos: Sistema Deuda. Historia de las deudas soberanas y su repudio, Icaria Editorial, Barcelona 2018; Bancocracia Icaria Editorial, Barcelona 2015; Una mirada al retrovisor: el neoliberalismo desde sus orígenes hasta la actualidad, Icaria, 2010; La Deuda o la Vida (escrito junto con Damien Millet) Icaria, Barcelona, 2011; La crisis global, El Viejo Topo, Barcelona, 2010; La bolsa o la vida: las finanzas contra los pueblos, Gakoa, 2002. Es coautor junto con Damien Millet del libro AAA, Audit, Annulation, Autre politique, Le Seuil, París, 2012.
Coordinó los trabajos de la Comisión de la Verdad Sobre la Deuda, creada por la presidente del Parlamento griego. Esta comisión funcionó, con el auspicio del Parlamento, entre abril y octubre de 2015. El nuevo presidente del Parlamento griego anunció su disolución el 12 de noviembre de 2015.

Otros artículos en español de Eric Toussaint (638)

0 | 10 | 20 | 30 | 40 | 50 | 60 | 70 | 80 | ... | 630

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org